Buscar
Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.
¿No puedes ir a Misa? Recibe a Jesús en Comunión Espiritual.
¿Quieres rezar el Rosario para la protección del COVID-19? Visita la Capilla Virtual para Oración y Meditación de Nuestra Señora de los Milagros.
LentÚnete a nosotros ayudando a que el sueño de un seminarista se haga realidad.
¡Conoce a Christian Melendez-Cruz! Lo estamos eligiendo para nuestra limosna de Cuaresma.

Food for Faith – Keep your eyes on Jesus — on the tiny hairs on the back of his neck!

Mantén tus ojos en Jesús

¡en los finos cabellos de su nuca!

O: Lo que aprendí de Jesús durante mi peregrinación a Roma

En 2013 viajé en peregrinación a Roma. Una peregrinación es más que vacaciones, más que un viaje por lugares interesantes. Es una jornada espiritual hecha con la planta de tus pies y con el alma del corazón. Regresamos a casa transformados, renovados y, espiritualmente, más maduros. ¡Y con los músculos de las piernas más fuertes también! Sorprendentemente hice ejercicio tanto físico como espiritual. He aquí un breve video que hice sobre el tema:

Roma está llena de basílicas que, a su vez, están llenas de tumbas, reliquias, pinturas y estatuas de Santos. Visité y recé con los Santos Pedro, Pablo, Susana, Felipe Neri, Inés, Agustín y Mónica, Ambrosio, Luis de Francia, Ignacio de Loyola y Francisco Xavier, Catalina de Siena, Roberto Belarmino, una cantidad incontable de mártires cristianos y, por supuesto, la Madre Bendita – y muchos más. También alabé a Dios en las reliquias del pesebre que sostuvieron al niño Jesús, reliquias de su cruz, una espina de su corona, los restos del título que Pilato pidió a los ejecutores que martillaran en la parte de arriba de la cruz y un clavo de la cruz.

Usando fotos que tomé en estos sitios, hice una peregrinación virtual de las Basílicas y Santos de Roma:

¡Mantén tus ojos en Jesús!

Terry Modica & Fr. Joseph Kimu in RomeSiempre estoy diciendo: «Mantén tus ojos en Jesús.» Bueno, el último domingo de mi peregrinación, Jesús me dio un gran ejemplo de esto.Primero el entorno: Dios me regaló asientos especiales cerca del altar durante la Misa del Papa Francisco, frente a la Basílica de San Pedro, mediante mi amigo Monseñor Joseph Kimu de Malawi, que conocía a alguien que trabaja para un obispo que trabaja en el Vaticano. El obispo nos condujo a los tres a través de galerías bajo la basílica donde no se permite la entrada de público, pasamos los Jardines del Vaticano, pasamos el edificio de apartamentos donde vive el Papa Francisco, hasta la fila de asientos, justo detrás de los sacerdotes que distribuirían la Eucaristía.

He aquí un video que hice de esa sorprendente Misa, que finaliza con el Papa pasando cerca de mí en su Papa Móvil, saludando y sonriendo, lleno de gozo y energía como si no hubiera pasado 3 horas dándose a una inmensa multitud.

Ahora, vayamos al punto de mi historia…

Luego de que el Papa desapareciera en la zona privada de la Ciudad del Vaticano, monseñor Joseph y yo tuvimos que unirnos a la multitud para salir de la Plaza San Pedro. Íbamos a caminar de vuelta a la Casa San Carlo donde nos estábamos hospedando. Creo que era una caminata de 3,2 km, quizás más y me entusiasmaba el esfuerzo físico que íbamos a hacer. No me importaba que me dolieran los pies con tal de poder ver más de Roma.

Mientras monseñor Joseph lideraba el camino a través de la multitud congestionada que se volcaba a las calles, hubiera sido muy fácil perderlo de vista. Con cada paso, nos podríamos haber separado debido a la gente que se interponía entre nosotros. Para prevenirlo, literalmente caminé sobre sus pasos, tan cerca llegué que casi pisé sus talones. No podía mirar hacia la izquierda o la derecha o a ningún otro lugar o lo hubiese perdido de vista en dos segundos. Debía mantener mis ojos sobre la parte de atrás de su traje y caminar tan pegado que él podría haber sentido mi respiración sobre su cuello. Mientras esto ocurría, el Espíritu Santo me dio el pensamiento de que así sucede cuando seguimos a Jesús: debemos caminar en sus pasos, muy, muy cerca atrás, sin dejarnos distraer, o las cosas se interponen entre él y nosotros y es fácil irse en la dirección equivocada o ser empujado a un lado.

A veces podemos relajarnos y caminar al lado de Jesús. Él sabe que nos cuesta protegernos continuamente de las distracciones, por lo tanto hay momentos en que las amenazas de las distracciones son menores, como cuando monseñor Joseph y yo llegamos a las calles más alejadas de San Pedro y cruzamos el Río Tíber. Es ahí cuando es más fácil charlar con Jesús, mientras caminamos a su lado. Por eso nos tomamos tiempo para estar a solas con él.

¡Mantén tus ojos en Jesús!

© 2013 por Terry A. Modica

Esto puede imprimirse para uso personal únicamente. Para distribuir múltiples copias, por favor, ordénalas publicadas profesionalmente desde Catholic Digital Resources en catholicdr.com/about-us/special-orders/. *** ¿No puedes pagar por ellas? ¡No hay problema! Solicita un bono gratuito que será nuestra donación de caridad para tu ministerio.
Print Friendly, PDF & Email



¿Te ha gustado? Fortalece más tu fe con las Reflexiones diarias de las Buenas Nuevas @ gnm-es.org/reciba-las-reflexiones-diarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2020
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org