Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.
¿No puedes ir a Misa? Recibe a Jesús en Comunión Espiritual.
¿Quieres rezar el Rosario para la protección del COVID-19? Visita la Capilla Virtual para Oración y Meditación de Nuestra Señora de los Milagros.
LentÚnete a nosotros ayudando a que el sueño de un seminarista se haga realidad.
¡Conoce a Christian Melendez-Cruz! Lo estamos eligiendo para nuestra limosna de Cuaresma.

Spiritual Growth – Examination based on the 10 Commandments – 4

Haz un Examen de Conciencia
basado en los 10 Mandamientos

MANDAMIENTOS PARA AMAR A LOS DEMÁS

Los últimos siete mandamientos nos enseñan cómo amar a los demás como a nosotros mismos.

Cuarto Mandamiento

4
to.
Honrarás a tu padre y a tu madre.

¿Tengo aún pecados no confesados desde mi niñez que incluyen deshonrar o desobedecer a mis padres?

Como adulto cuyos padres aún están vivos, no estoy obligado a obedecerlos en el sentido estricto, pero ¿muestro falta de respeto? ¿Trabajo contra ellos o ignoro sus deseos?

¿He descuidado expresar mi gratitud a mis padres por haberme dado la vida? ¿Por haberme dado amor o la preparación necesaria que ha hecho de mí lo que soy?

¿He deshonrado a mis padres (o a cualquier persona) diciendo cosas desagradables de ellos o a ellos? ¿Insultándolos? ¿Peleando con ellos sin tratar de entenderlos?

¿He dejado de perdonarlos por todo lo que me ha dolido?

¿He rechazado ser generoso con ellos, reteniendo mi tiempo o dinero?

¿Cuándo experimentaron dificultades y yo descuidé darles apoyo moral?

¿Qué pasa con los otros padres de mi fe: padrinos, pastores, catequistas, maestros, hermanos, amigos, etc.? ¿He fallado al honrarlos, no tratándolos bien o no agradeciéndoles?

Dios diseñó mi propio matrimonio para ser una comunidad de alianza sacramental: ¿Cuándo he dado a mi esposo menos de lo que es mejor para mí? Nuestra relación debería beneficiarnos mutuamente a ambos: ¿Cuándo me he preocupado más por mí mismo?

¿Es la procreación y la educación de los hijos una prioridad menor, estando por detrás de mi carrera, posesiones y otras cosas del mundo?

¿Doy a los miembros de mi familia menos devoción que la que le doy a mi empleo, mis actividades de tiempo libre o mis amigos?

¿Han sido mis quejas sobre mis hijos injustas? ¿Fueron inapropiadas para los hijos y para la familia en general?

Los padres son la imagen de Dios para sus hijos. ¿Qué he hecho que ha creado la imagen de Dios como que Él es: distante, no perdonador, desinteresado, abusivo, dependiente, que da amor sólo por una recompensa, etc.?

¿Qué he hecho para que mi familia no conduzca al perdon, la fidelidad y el servicio mutuo? Por ejemplo, ¿cuándo fallé al ayudar con los problemas de los demás, tareas o necesidades emocionales? ¿Cuándo fui un pobre ejemplo de perdón y comprensión?

¿He descuidado mi responsabilidad de introducir la oración y las Escrituras a mi hogar? ¿O al tomar seriamente el rol en la familia Cristiana en la evangelización y el servicio?

¿He animado, con el ejemplo y con lo que he permitido, el individualismo por sobre la vida comunitaria? Lo he hecho si he permitido una televisión en cada habitación u otras actividades que separaban a la familia cuando no era necesario.

¿He enseñado a mis hijos, con mi ejemplo, a ser egoístas, alcohólicos, abusivos, demasiado ocupados para Dios o entre sí, o adoradores del dinero? ¿Qué otras malas conductas han aprendido de mí?

Si estoy civilmente divorciado o separado, ¿he descartado las enseñanzas de la Iglesia sobre el Sacramento de la indisolubilidad del matrimonio? ¿He renunciado a la ayuda orecida por la Iglesia para la reconciliación o para obtener la nulidad? ¿He rechazado buscar el perdón de mi cónyuge por mi odio e ira? Dios desea que perdone y busque ser perdonado, incluso si mi cónyuge se mantiene lejos.

¿He descuidado la educación religiosa de mis hijos? ¿He animado de manera pobre su participación en Misa? ¿He ignorado otras oportunidades de sostener su crecimiento espiritual? ¿He confiado en otras personas para que les den lo mejor de la preparación, en lugar de reconocer mi rol como su primer educador?

¿He fallado en guiar a mis hijos a la Confesión frecuente?

¿He desalentado de alguna forma, la posibilidad de que mis hijos sean llamados al sacerdocio o consagrados a la vida religiosa?

¿De qué forma he retenido a mis hijos para que sean todo lo que Dios pensó para ellos, incluyendo su autoestima, talentos, relaciones con otras personas y sus carreras presentes o futuras?

¿Estoy tan apegado a mis padres (o a cualquiera) que están antes que Dios en mi vida?

¿Qué tan bien honro y respeto a las autoridades civiles legítimas? Toda autoridad para gobernar viene de Dios: ¿He descuidado votar regularmente? ¿Pagar mis impuestos honestamente? ¿Servir a mi país con lo mejor de mis habilidades?

Cuando las autoridades civiles abusan de su poder, ¿lo ignoro o protesto po ello, en lugar de trabajar contra el abuso, defendiendo la verdad del Evangelio?

Próximo5to Mandamiento
Busca una versión para descargar al final.


© 2000 por Terry A. Modica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2020
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org