Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.

Crecimiento Espiritual – Derrotando la Estrategia Más Grande de Satanás

¡Derrotando la Estrategia Más Grande de Satanás!

Derrotando la Estrategia Más grande de Satanás

¿Cuál supones que ha sido la estrategia número uno de Satanás en nuestros días? ¿Eliminar la Iglesia, eliminar el cristianismo, eliminar la difusión del cristianismo y su eficacia?

Creo que lo primero que viene a nuestra mente son las tentaciones del mundo – las ideas del mundo que están alejando a las personas de la iglesia, alejándolas de la idea de que necesitan ir a la iglesia, de la necesidad de tener una relación personal con Dios o, incluso de que Dios es real – las cosas que mantienen a las personas lejos de la fe o que las apartan de la fe.

Todos conocemos personas que una vez tuvieron fe y que se han alejado, que han sucumbido a los caminos del mundo. En mi generación, hay muchos padres en las culturas occidentales, las culturas avanzadas especialmente, como la de los Estados Unidos donde yo vivo, que tienen hijos adultos que han dejado la fe en la que fueron criados. Es muy común. Es algo muy doloroso. Sé que hay muchos padres preocupados que han estado orando durante muchos, muchos años, incluida yo misma, por la reconversión de personas que han conocido que una vez tuvieron fe, fe firme, y ya no la practican o que ya no tienen ninguna fe. Parece obvio que la estrategia número uno de Satanás es alejar a las personas a través de la lógica y la sabiduría del mundo, incluido el relativismo moral, que creo que es el resumen de cómo se lleva acabo.

Satanás nos Convence de Ser Agradables

Yo creo que hay más, hay algo más. Esto es lo que yo creo: la estrategia número uno de Satanás es convencer a los cristianos de ser agradables – y eso es todo. ¿Cuántos de nosotros andamos por allí, viviendo nuestro día cristiano siendo amables y sintiendo que estamos cumpliendo con nuestro deber cristiano? Sí, ser agradable puede ser muy santo. Pero también hay ateos que son agradables. También hay adoradores de Satanás que son agradables. Son agradables para esconder sus malas acciones. Cualquiera puede ser agradable. Pero un cristiano está llamado a ser mucho más que eso.

Permíteme hacerte esta pregunta: ¿Dirías que Jesús fue siempre agradable? ¿Dirías que San Pablo fue siempre agradable en sus cartas a los corintios? No. Lee el Libro de los Hechos de los Apóstoles. ¿Fue agradable con toda persona que se encontró? No. ¿Dirías que el Santo Padre Pío fue siempre agradable? No. Necesitamos ir más profundo para comprender qué es agradable y qué es santo. Si no estamos teniendo problemas por ser cristianos, estamos siendo demasiado agradables.

El mundo no cambia cuando sólo somos agradables. No podemos conquistar al mal cuando somos sólo agradables. No podemos convertir a los pecadores. No podemos evangelizar a las personas. No podemos hacer que las personas regresen a la fe o a la iglesia con sólo ser agradables.

En Juan 6, 29 Jesús dijo: “Esta es la obra de Dios, que crean en aquel que él ha enviado.” Todos sabemos que estamos llamados a hacer las obras de Dios – todos, todos nosotros. Cada cristiano está llamado no sólo a ir a la iglesia, sino a hacer las obras de Dios.

Cada vez que voy a la Misa dominical, veo a muchos cristianos agradables. Muchos de ellos no están participando de la Misa plenamente. Muchos están allí porque creen que deben estar allí. Es su obligación. Es su responsabilidad cristiana. Cuando hacen eso, son agradables. Eso es lo que los llevará al cielo. Estas personas agradables, generalmente, no cantan las canciones ni repiten las palabras que deberíamos estar rezando juntos. Los cristianos agradables en los bancos también somos tú y yo si simplemente hacemos lo que todos hacen. Sí, incluso si estamos participando plenamente de la Misa, estamos siendo agradables. No hay nada malo en eso.

Pero, no se trata sólo de ser agradables. Estoy diciendo que, cuando vamos a Misa y somos agradables con todos los que están a nuestro alrededor, ¿qué pasa si alguien a nuestro lado no está participando plenamente de la Misa? Eso nos da una pista de que necesita ser evangelizado. ¿Qué hacemos al respecto luego de la Misa? ¿Hacemos la obra agradable de invitarlos a cenar para que, luego, podamos desarrollar una relación con ellos y evangelizarlos, y ayudarles a estar más vivos en la fe?

En otras palabras, ser agradable no es suficiente. Necesitamos ser amigables. Necesitamos ir hacia adelante. Necesitamos ser valientes, tener coraje. Necesitamos salir de nuestras zonas de confort para hacer una diferencia en las vidas de los demás, ayudándoles a estar vivos en la fe. Si no están en la iglesia, ayudarlos a darse cuenta que hay mucho más de lo que están experimentando que Dios quiere ofrecerles. Invitarlos a estar plenamente vivos en la fe.

Con ser agradables, simplemente, no lograremos nunca eso. Como dije, en Juan 6, 29 Jesús dijo: “Esta es la obra de Dios, que crean en aquel que él les envió.” En el Evangelio de Juan, leemos en el capítulo 14: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.” ¡Jesús está diciendo esto! “Nadie va al Padre sino por mí.” Sabemos esto – él es el Camino, la Verdad y la Vida. ¿Cuántas personas nos encontramos en el día que están yendo hacia el infierno? ¿Quién no sabe o cree que Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida? Si sólo somos personas agradables todo el tiempo, las personas irán al infierno precisamente por eso.

Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida

Dale una nueva mirada a esta Escritura de Juan 14: “Yo soy el camino, la verdad y la vida.” Ese es el versículo 6. Ve un poco más adelante. En el mismo capítulo, Jesús dice: “En verdad, en verdad les digo, quien cree en Mí – quien cree que yo soy el Camino, la Verdad y la vida – hará las obras que yo hago.” ¿Qué dijo en Juan 6? “Esta es la obra de Dios: que ustedes crean en aquel a quien él envió.” ¿Qué significa (viéndolo en el contexto de Juan 14)? “Quien crea en Mí hará las obras que yo hago y mayores que éstas.” Ese es el versículo 12.

Todo lo que pidan en Mi Nombre, lo haré para que el Padre sea glorificado en el Hijo.” ¿Por qué queremos que el Padre sea glorificado? Para que la gente se convierta a Dios y para que las personas lleguen al cielo. Dios desea ser glorificado para que las personas sepan quién es él: que él es real, que se preocupa, que es poderoso y que es más grande que cualquier mal sobre la tierra. Él es un Dios que nos lleva a la vida eterna en el cielo y queremos pasar la eternidad con él.

En el versículo 14: “Si me piden algo en Mi Nombre, Yo lo haré.” Permíteme dar una mirada a este versículo contigo. Voy a leer esto todo junto e insertar una línea mía. Jesús dijo: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por Mí” – ¡proclámalo y muéstralo! Esa es una clave importante. Eso es a lo que realmente quiero llegar en este episodio. “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por Mí. En verdad, en verdad les digo: quien crea en Mí hará las obras que yo hago.” En otras palabras, muestra que Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida y el camino hacia el Padre. “Nadie va al Padre sino por Mí.” Entonces necesitamos proclamarlo y luego mostrarlo.

Satanás nos Quita el Poder

En verdad, en verdad les digo: Quien crea en Mí hará las obras que Yo hago y aún mayores que éstas. Y todo lo que pidan en Mi Nombre, Yo lo haré para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si ustedes me piden algo en Mi Nombre, Yo lo haré.” Dado que la estrategia número uno de Satanás es ayudarnos a ser todos agradables cristianos y ayudarnos a sentirnos satisfechos con eso – que estamos haciendo lo suficiente siendo agradables – Satanás nos ha hecho, el cuerpo de Cristo en la tierra hoy, a muchos de nosotros – impotentes.

Satanás nos ha quitado el poder para que lo que pidamos al Padre, lo que pidamos en el nombre de Jesús, no suceda. Dios no es glorificado porque lo que pedimos en el nombre de Jesús no sucede. Cuando muchas de las cosas, la mayoría de las cosas, por las que hemos pedido (todos tenemos listas de cosas por las que hemos pedido) no han sido respondidas aún, pensamos que la respuesta de Dios es “no”.

Permíteme poner esto en una perspectiva diferente. Cuando estás dolorido y le pides a Jesús que te sane, y no obtienes una sanación, ¿por qué querría Dios que sigas dolorido? Bien, podría haber algo que aprender de ese dolor. Podría haber algo que él quiere lograr mediante los doctores y la medicina. Podría haber una mortificación, un sacrificio que él quiere que hagamos para nuestra purificación. Mi esposo y yo decimos, a menudo, que estamos acortando nuestro tiempo en el purgatorio gracias al dolor que estamos sufriendo hoy. Bueno, eso podría ser verdad.

Pero algo que también es verdad es: el dolor es una distracción que no nos permite estar plenamente enfocados en Dios. No nos deja ser sus instrumentos plenos en este mundo. No nos deja ayudar a otros o prestar atención a las necesidades de otros porque estamos enfocados en el dolor. No podemos cambiarlo. El dolor hace eso. El dolor hace que nos enfoquemos en nosotros mismos.

Dios diseñó nuestros cuerpos para que tuvieran dolor. Es una alarma que dice que algo está mal y que necesita ser arreglado. Pero ¿creemos que Dios puede arreglarlo? Dios obra a través de los médicos, sí. Eso es, probablemente, lo segundo que deberíamos hacer. Lo primero sería: orar. Pedirle a Dios que nos ayude a sanar. Luego ir al médico y continuar orando. Esperar que Dios hará algo poderoso para, no sólo sanarnos del dolor, sino ayudarnos a crecer más fuertemente en la fe y sacar nuestras mentes de nosotros mismos, quitar nuestro foco de nosotros y ponerlo en Dios, y ayudar a otros a poner sus mentes en Dios.

Jesús nos Llama a Hacer Obras Mayores que las que Él hizo

¿Qué clase de testigos somos, de que Dios realmente se preocupa si estamos caminando por allí en un dolor miserable todo el tiempo? Tenemos que darnos cuenta de que siendo cristianos, Jesús nos ha mandado cuando dice: “Les digo, quien crea en Mí hará las obras que hago Yo e incluso más grandes que éstas.” ¿Qué obras son más grandes que las que hizo Jesús? Jesús caminó sobre el agua. ¿Cuántos de nosotros hemos caminado sobre el agua? Jesús resucitó muertos. Hay personas hoy que han sido resucitados por quienes son fuertes en el conocimiento y en la fe de que Dios realmente hace milagros aún hoy.

Pero tantos de nosotros, incluyéndome a mí, hemos sido atrapados por las mentiras de nuestras civilizaciones avanzadas, donde la ciencia y la lógica son dioses. Ahora tenemos nuestros deseos convirtiéndose en dios mediante el relativismo moral. Nuestros ojos no están en el Dios verdadero y no estamos tomando literalmente, seriamente, los mandamientos de Dios para ser su instrumento en el mundo, no sólo proclamando que Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida, sino mostrándolo y demostrándolo.

El poder divino de Dios es lo que convence a las personas que la verdad es verdad. El poder divino y sobrenatural de Dios, interviniendo en las vidas de las personas, respalda las palabras que decimos cuando decimos que Dios realmente se preocupa y que Dios es más grande que cualquier problema, que Dios es más grande que el mal. Sin ese poder divino abriéndose paso en nosotros y a través de nosotros hacia el mundo, somos simplemente cristianos agradables viviendo nuestras vidas, racionalizando por qué no vemos muchos milagros para, así, sentirnos bien.

Pero yo creo que un día, llegaremos a estar cara a cara con Jesús, cuando demos nuestro último aliento sobre la tierra. Entonces Jesús dirá: “¿Por qué no hiciste lo que yo te pedí que hicieras? ¿Por qué no oraste creyendo que yo estaba diciéndote la verdad cuando dije que harías obras mayores que las Mías?

Jesús no tenía las herramientas para hacer audios hace dos mil años. Al final de este escrito compartiré una Palabra de Conocimiento de lo que yo creo que el Señor me ha dado para compartir con quien esté leyendo. Están diseñadas con el propósito de demostrar (Dios demostrando, no yo, porque yo no puedo) el poder divino de Dios para mostrar que él realmente se preocupa.

Estoy convencida de que él ha estado enfatizando que, dado que este mundo está en tan mal estado (mi cultura y otras culturas están envueltas en ateísmo, paganismo y no están siguiendo a Cristo), Dios desea cambiar eso. Dios desea hacer una gran diferencia en el mundo.

Somos sus manos y pies. Él obra a través de nosotros y nosotros sólo estamos sentados sobre nuestras manos siendo agradables. Siendo gallinas. Teniendo miedo de que si hablamos y decimos: “Estás adolorido, estás sufriendo. ¿Puedo orar por ti?” … ¿qué pasaría si oramos y no sucede nada? Esto es lo que pensamos. Esta pregunta en realidad es: “¿Qué pasa si no oro por esta persona? Nada va a suceder. No sólo eso, le he negado a Dios la oportunidad de obrar a través de mí. Tal vez no obre a través de mí. Tal vez sí obre a través de mí. Tengo que intentarlo.»

Necesitamos ser cristianos valientes, confiando arriesgadamente en que Dios cumplirá la palabra que dio: “Quien crea en Mí hará las obras que yo hago y mayores aún.”

Permíteme que comparta algo contigo. Una de las razones por las cuales este escrito en particular está enfocado en esto es porque esta Escritura de Juan 14, fue la lectura del Evangelio del Viernes antes de grabar este audio. Yo escribo reflexiones sobre las lecturas de la Misa para cada día de la Semana. Puedes, si aún no estás suscrito, suscribirte para recibirlas por correo o por mensaje de texto a través del sitio web de Good News Ministries gnm-es.org.

La reflexión que había escrito para esta Escritura en particular, encontró muchos problemas para ser publicada. Muchas cosas salieron mal, una tras otra. Era tan extraño, tantas cosas salían mal, que el equipo y yo dijimos: “¿Qué está pasando? ¿Por qué está pasando? Aparentemente Satanás no quiere que salga publicado. Aparentemente hay algo en esta reflexión que a Satanás no le gusta.”

Le di otra mirada a la reflexión. Miré la lectura del Evangelio sobre la que la reflexión hablaba. Satanás no quiere que las personas sepan que Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida y que los cristianos – creyentes en Cristo – somos llamados a hacer obras más grandes que las de Jesús. Satanás no desea que salgamos de la trampa de creer que, dentro de nosotros, no tenemos el poder para hacer milagros.

Cuando digo “dentro de nosotros” estoy diciendo que es Dios dentro de nosotros quien lo hace. No estoy diciendo que nosotros tenemos el poder. Pero tenemos a Jesús dentro de nosotros. Por lo tanto, él desea hacer lo que hizo antes. Él quiere hacer una diferencia. Él quiere sanar a las personas. ¿Por qué? Presta atención al Libro de los Hechos de los Apóstoles cuando la Iglesia recién estaba comenzando. Una y otra vez, al comienzo, la Palabra era proclamada. Luego, mediante signos y prodigios, las personas eran sanadas y se convertían. Las personas (no todos) se convertían en cristianos cuando veían los signos y prodigios. Pero, una y otra vez, puedes ver en el Libro de los Hechos que más personas eran agregadas y más se convertían por el doble proceso: La Palabra – la Verdad – era proclamada y era seguida por los signos y prodigios.

Vivimos en una era donde la Palabra no es suficiente. Las personas no creen en la Palabra. Pero los signos y prodigios es difícil que pasen desapercibidos y dicen, con claridad, que Dios se ocupa. Por lo tanto, todos los que están leyendo esto, déjenme que les asegure que Dios se preocupa por ustedes y que su poder divino está activo y vivo, y que quiere crecer más en ustedes.

La Palabra de Conocimiento

Para demostrar la verdad que he compartido, he aquí tres cosas que creo que el Señor me reveló. Podría haber sido mi imaginación. Por favor, hazme saber si no fue así. Si esto es para ti, ponte en contacto conmigo a través de mi sitio web, gnm-es.org; ve al botón de contacto y házmelo saber porque eso edificará mi fe, en episodios pasados algunas personas lo han hecho. Algunas personas han dicho: “¡Guau, Dios me estaba hablando a través de la Palabra de Conocimiento que recibiste!” Por eso, mi amigo, ¡esto sí funciona! Las personas están descubriendo a través de este ministerio de compartir la Palabra de Conocimiento al final de los audios que Dios realmente los conoce y se preocupa por ellos.

  1. Lo primero que me gustaría compartir: creo que Dios me ha mostrado que alguien tiene un dolor en su hombro derecho. También sentí que el Espíritu Santo tenía una pregunta para hacerle: ¿Qué cruz estás cargando? Tienes el dolor en tu hombro derecho por una cruz que estás cargando. Jesús quiere sanar tu dolor ayudándote a cargar la cruz. Él está diciéndote: “Confía en Mí más fuertemente.”
  2. También sentí que el Señor estaba diciendo que hay un número de personas buscando empleo, que han estado buscando empleo durante mucho tiempo, han estado orando pidiendo la ayuda de Dios y aún no encuentran ese empleo. Eso está causando serios problemas financieros. Es una situación muy difícil. Jesús desea que sepas que ha oído tu oración, no te ha abandonado, pero quiere que tires la red del otro lado.

    ¿Recuerdas cómo Pedro y los otros estaban pescando en la noche y no atraparon nada? ¿Crees que nunca dejaron de orar? Eran creyentes. Eran buenos judíos. Creían en Dios. Aunque siguieron a Cristo durante tres años, aunque habían visto su crucifixión y su resurrección, fueron a pescar y no sacaron nada. ¿Crees que no estaban orando pidiendo ayuda? Pero no sacaron nada. Luego, en la mañana, cuando iban a abandonar, estaban llevando el bote a la orilla y dijeron: “Bueno, no agarramos nada. No sé cómo nos vamos a ganar la vida hoy.”

    Allí estaba Jesús en la orilla. Él les dijo: “Tiren la red del otro lado.” Y lo hicieron y sacaron una enorme cantidad de peces. Tanto sacaron que la red casi se rompe pero, milagrosamente, no sucedió así.

    Jesús te dice, mi amigo: “Tira la red del otro lado de tu bote. Deja de buscar en la dirección que parece lógica, la dirección que tú estás acostumbrado a ir, la dirección de tu zona de confort. Tengo algo más para ti y será una abundancia. Pero empieza a mirar en otra dirección.”

  3. En la tercer Palabra de Conocimiento, vi una imagen de una iglesia muy grande con una puerta muy pequeña. Vi a alguien parado de frente a la puerta, pero sin abrirla. Vi a Jesús al lado de esa persona, con cosas de pastor – él es el Buen Pastor. Está diciendo: “No temas. Vas en la dirección correcta. Pasa por esa puerta. Que no te intimide el tamaño del proyecto que está esperándote.”

 Si algo de esto es para ti, mi amigo, por favor házmelo saber.

A todos los que están leyendo esto, déjenme darles la clave para convertirse en instrumentos de Dios, o para hacer las obras que hizo Jesús y aún mayores, ser un instrumento de poder divino para cambiar al mundo y llevar a otros a Cristo, edificando la fe de aquellos que están a nuestro alrededor – comenzando por nuestra propia fe.
 

Reza esta oración todas las mañana:

Ven Espíritu Santo, lléname.
Ven Espíritu Santo, renuévame.
Ven Espíritu Santo, tienes mi permiso para transformarme.
Amén.

© 2019 por Terry A. Modica

El documento en PDF gratuito está listo para ser descargadoEl documento en PDF gratuito está disponible para tu uso personal.
Para compartirlo con otros, por favor, invítalos a esta página.

Para obtener el documento con una Licencia para Uso Simple, por favor firma este contrato de acuerdo de copyright. Mira nuestra política de permisos de copyright.


donate Good News Ministries provee a los individuos mucho material edificador de la fe sin costo alguno. Tu apoyo ayudará a que este ministerio continúe.

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Tu donación ayuda a otros a crecer en la fe
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2020
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org

Conéctate con nosotros

Facebook Twitter YouTube podcasts Instagram Whatsapp Telegram