Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.
¿No puedes ir a Misa? Recibe a Jesús en Comunión Espiritual.
¿Quieres rezar el Rosario para la protección del COVID-19? Visita la Capilla Virtual para Oración y Meditación de Nuestra Señora de los Milagros.

Spiritual Growth – Examination based on the 10 Commandments – 1

Haz un Examen de Conciencia
basado en los 10 Mandamientos

MANDAMIENTOS PARA AMAR A DIOS

Los primeros tres mandamientos nos enseñan cómo amar a Dios con todo nuestro corazón, mente y alma.

Primer Mandamiento

1
ro.
No tendrás otros dioses aparte de Mí. No te harás ídolos ni los adorarás.

Dios es constante e inmutable, fiel y justo, sin maldad. Él es todopoderoso, misericordioso e infinitamente bueno, siempre obra en mi beneficio. ¿Alguna vez pienso que Él no es así?

¿He fallado al amar a Dios incondicionalmente, sin reservas o con desconfianza? ¿En qué áreas de mi vida mi fe en Él es incompleta?

¿Cuándo no reconocí ni acepté Su autoridad y traté de hacer las cosas a mi manera?

¿Descuidé hacer todo lo posible para alimentar y proteger mi fe?

¿Ignoré el peligro de escuchar enseñanzas que contradigan a la Iglesia, como aquellas que son propagadas por la televisión, las películas, los libros, las revistas, periódicos, juegos de lo oculto, políticos y otras personas?

¿He dudado de Dios intencionadamente, haciendo que mi propia sabiduría fuera mi dios?

¿Son el dinero y las poseciones materiales mi dios? Lo son si los valoro más que a las personas en mi vida o si paso más tiempo enfocado en ellos que en mi familia y amigos.

¿Cuáles son las imágenes que adoro?

¿Dinero? ¿Confío en que mi ingreso me dará lo que necesito, en lugar de confiar verdaderamente en Dios y en Sus tiempos? Si me endeudo para comprar algo, no estoy confiando en Dios.

¿La televisión? ¿Veo programas que son contrarios al Reino de Dios? Si Jesús entrara por mi puerta, ¿Podría invitarlo a sentarse conmigo mientras miro mis programas?

¿Mis muebles? Si prefiero dormirme en aquella cómoda silla o sofá cuando debería estar con mi familia, leyendo libros espirituales o meditando con la Biblia, entonces se han convertido en mi dios.

¿Dudo de Dios, rechazando lo que Él me ha revelado o rechazando lo que la Iglesia me ha enseñado que debo creer? Si lo hago, estoy haciendo de mí mi propio yo, creyendo que yo se mejor que Dios lo que es bueno para mí.

¿Me he desesperado? Si es así, he decidido no esperar la ayuda de Dios. Estoy adorando mis propias ideas y mis propios tiempos sobre cómo y cuándo deberían ser resueltos mis problemas.

¿Creo que Dios no puede perdonar mis pecados? ¿O los de alguien más? Si es así, ¡estoy diciéndole a Dios cómo debe reinar en Su Reino!

¿Creo que sólo las buenas obras me salvarán? Ese es el pecado de presunción y estoy haciendo de mis obras un ídolo. Sólo permitiéndole a Jesús que me transforme de pecador a santo — mediante sus sufrimientos y muerte en la cruz — podré ser salvado del fuego del infierno eterno.

¿Confío en la misericordia de Dios tanto que espero que Él no mire mis pecados «porque Él comprende»? Esta clase de dios es el que yo me he creado para darme permiso para pecar. El verdadero Dios es misericordioso, sí, pero Su amor no puede salvarme del mal de mi pecaminosidad a menos que eliga alejarme de ella.

¿Soy indiferente a Dios y a lo que Él me está pidiendo? ¿Soy desagradecido, espiritualmente perezoso o tibio en mi fe? Este es el pecado de no amar a Dios con todo mi corazón.

¿He dejado de tomarme tiempo para orar cada día, porque parece más importante pasar tiempo en otras actividades?

¿Estoy deseoso de hacer sacrificios por Dios y por Su Reino? Esto incluye mi dinero, tiempo, posesiones y talentos. También incluye los temores, la baja autoestima y el orgullo que no me dejan decirle «sí» a Él.

¿Trato de manipular a Dios regateando con Él? («Si sanas a mi hija, iré a Misa todos los días.») Si es así, estoy tratando de sobornarlo. Él no desea mi soborno; Él desea mi confianza en Su habilidad para manejar el problema de la forma que Él sabe que es mejor.

¿Trato de manipular mi vida mediante supersticiones (incluyendo las religiosas), adivinación, magia u otras prácticas ocultas? Si es así, no estoy creyendo verdaderamente que Dios es lo suficientemente amoroso y poderoso como para ayudarme por Sí mismo.

¿Alguna vez he rechazado la Fe? ¿O seguido enseñanzas que están en desacuerdo con las enseñanzas de la Iglesia Católica?

Próximo2do Mandamiento
Busca una versión para imprimir al final.


© 2000 por Terry A. Modica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2020
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org

Connect with us