Buscar
Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.
¿No puedes ir a Misa? Recibe a Jesús en Comunión Espiritual.
¿Quieres rezar el Rosario para la protección del COVID-19? Visita la Capilla Virtual para Oración y Meditación de Nuestra Señora de los Milagros.
LentÚnete a nosotros ayudando a que el sueño de un seminarista se haga realidad.
¡Conoce a Christian Melendez-Cruz! Lo estamos eligiendo para nuestra limosna de Cuaresma.

¿Has sido acusado falsamente?

Passion Spirituality (Intimacy with Jesus)

Intimacy with Jesus

Buscando Misericordia

¿Has sido acusado falsamente?

El juicio de Jesús¿Has sido acusado sin misericordia alguna vez? Sea que hayamos sido amonestados correctamente (como la mujer encontrada en adulterio en Juan 8, 1-11) o acusados falsamente (como Jesús el Viernes Santo), nos sentimos terriblemente desacreditados cuando tenemos que soportar la condenación sin perdón.

Si hay alguna verdad en la acusación, si nuestro pecado es genuino, sentir remordimiento no lo hace más fácil aceptar las reacciones ásperas de los demás, por lo tanto, nuestro primer instinto es defendernos más que admitir nuestra culpa y tratamos de justificar o minimizar nuestros pecados. Queremos protegernos de un sentimiento de culpa aplastante.

Pero ¿funciona? No, solo la misericordia puede protegernos. Sólo la misericordia puede confirmar nuestro valor. Sin ella, tratamos de manipular a las personas para que nos quieran, nos aprueben y confirmen. Cuanto más pecamos, más nos desesperamos buscando la aprobación de los demás. Y, cuanto más nos desesperamos, menos remordimiento sentimos por lo que hemos hecho mal, porque el remordimiento es un sentimiento que nos dice que merecemos desaprobación.

Para llenar el vacío y sanar la herida, debemos saber que somos perdonados y aceptados por lo que somos.

Cuando somos falsamente acusados, no nos sentimos menos vacíos y desacreditados. Estamos a merced de otros y ellos nos han rechazado. Sus opiniones aún nos importan. Estamos hambrientos de su confirmación. Tendemos a defendernos y a ofender a aquellos que nos acusaron, lo cual convierte a nuestra inocencia en egoísmo y orgullo, teniendo actitudes sin amor.

Para llenar este vacío y sanar esta herida, debemos saber que estamos protegidos por la misericordia de Dios.

Nadie puede convalidarnos como Dios. En verdad, es sólo la opinión de Dios sobre nosotros la que importa. Sólo Él sabe lo que hay en nuestro corazón. Sólo Él nos ama sin importar lo que hagamos.

Misericordiosamente, Él nos dice: “Yo no te condeno. Te amo. No peques más pero ten seguridad que evitar el pecado no es un requisito para recibir Mi amor.”

Cuando descubrimos la inamovible fidelidad de Dios, eterna, llena de amor por nosotros, somos liberados de la necesidad de la aceptación de las personas. Y cuando somos liberados de esto, somos libres de amar a otros, incluso cuando pecan. No volvemos como Jesús, llenos de compasión y misericordia, diciéndole a aquellos que pecan contra nosotros: “Yo no te condeno. Te perdono.”

Perdonar es un acto de misericordia, no de justicia. El arrepentimiento nos purifica y nos ayuda a crecer en santidad, pero el arrepentimiento no es un requisito para recibir el amor de dios. De la misma manera, perdonamos a los demás, no porque se arrepientan (algunos nunca lo harán) sino porque Dios ha sido misericordioso con nosotros. Como hemos recibido misericordia, damos misericordia.

© 2002 por Terry A. Modica

Esto puede imprimirse para uso personal únicamente. Para distribuir múltiples copias, por favor, ordénalas publicadas profesionalmente desde Catholic Digital Resources en catholicdr.com/about-us/special-orders/. *** ¿No puedes pagar por ellas? ¡No hay problema! Solicita un bono gratuito que será nuestra donación de caridad para tu ministerio.
Print Friendly, PDF & Email


tableOfContents


¿Te ha gustado? Fortalece más tu fe con las Reflexiones diarias de las Buenas Nuevas @ gnm-es.org/reciba-las-reflexiones-diarias


Warning: printf() expects at least 1 parameter, 0 given in /home/gnmorges/public_html/wp-content/themes/twentytwelve/comments.php on line 39

  1. Patricio

    Me parece un excelente articulo, sobre las acusaciones falsas, pues nos animan a crecer en la dependencia plena en Dios, pues es el único que conoce muy bien nuestro interior, así como también son muy buenos los argumentos psicológicos que en el insertan.

    Mi gratitud.

    Responder
    1. Graciela Ribot Autor

      Exactamente a eso debemos apuntar: depender plenamente de Dios y que sólo nos importe Su opinión de nosotros. ¡Bendiciones!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2020
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org