Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.

St Joseph with child Jesus

Comienza el nuevo año con nuestra Consagración a San José

Asegúrate de ver nuestra nueva página de recursos para el Año de San José para tu hogar y familia.

Suscríbete para las Reflexiones de las Buenas Nuevas : Sean significativas para tu vida diaria.

The Healing Wounds of Jesus – 1 – The Garden of Pain

Las Heridas Sanadoras de Jesús

El Jardín del Dolor

El jardín del dolorJosefa: Ha llegado la hora para el Hijo de Dios hecho hombre, el Redentor de la raza humana, de vertir Su Sangre y dar Su vida por el mundo… Me retiré hacia el Jardín de Getsemaní, es decir, hacia la soledad… Fue así que me ofrecí a continuar con la redención del mundo…

En ese mismo momento sentí todos los tormentos de Mi Pasión explotar abrumadoramente sobre Mí: …los insultos…el flagelo y la Corona de Espinas, la sed…la Cruz… todo apiñado ante mis ojos y presionando Mi Corazón, mientras que, al mismo tiempo, vi todas las ofensas, pecados y crímenes que serían cometidos durante los años siguientes…no sólo los ví todos, sino que estaba revestido de ellos…

Entonces explotó sobre Mí la ira de un Dios enojado y, para aplacar a Su Majestad, me ofrecí a Mí Mismo como seguro para el hombre pecador…

Luego de haber sido confortado por un ángel enviado por Mi Padre, repentinamente vi venir a Judas, uno de los Doce y con él a aquellos que me iban a tomar prisionero…Luego de darme el beso del traidor, Judas dejó el jardín y, dándose cuenta de la gravedad de su crimen, se desesperó. ¡Quién puede medir Mi dolor viendo a Mi apóstol arrojándose al infierno!

San Alfonso: Se vio a Sí mismo ofendido por sus propios discípulos. Uno de ellos lo traiciona y lo vende por 30 piezas. Otro lo niega muchas veces,  protestando públicamente que no lo conoce; afirmando así, que estaba avergonzado de haberlo conocido en el pasado. Los otros discípulos, entonces, al verlo aprisionado y atado, escaparon todos y lo abandonaron.

Oh mi Jesús, así abandonado, ¿quién querrá, alguna vez, tomar Tu defensa?


< Al comienzo | Siguiente: Jesús en Prisión >>

Compilado y © 1993 por Terry A. Modica


Por favor, comparte esto con otras personas usando los íconos para las redes sociales al pie de esta página. O solicita una copia aquí, para imprimir con permiso para su distribución, a menos que arriba esté indicado que está disponible en Catholic Digital Resources.
Printed from: https://gnm-es.org/heridas-sanadoras-de-jesus/sufrimiento-sanacion-heridas-sanadoras-jesus-01/
Print Friendly, PDF & Email


Para copiar y distribuir, por favor, ordénelo desde Catholic Digital Resources.


¿Te ha gustado? Fortalece más tu fe con las Reflexiones diarias de las Buenas Nuevas @ gnm-es.org/reciba-las-reflexiones-diarias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Tu donación ayuda a otros a crecer en la fe
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2021
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org

Conéctate con nosotros

Facebook Twitter YouTube podcasts Instagram Whatsapp Telegram