Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.

St Joseph with child Jesus

¡Felices Pascuas! Y Dios te bendiga en el Año de San José

Vea nuestros recursos para el Año de San José incluida nuestra Consagración a San José en 9 Días.

Comienza el 3 de mayo - Suscríbete a
CÓMO ESCUCHAR AL ESPÍRITU SANTO.

Victory Over Terror and Evil – Standing Strong to Lift Up the Truth

Firmes para Defender la Verdad

Somos los pilares de la Iglesia

Somos la familia de Dios, la Iglesia, “pilar y baluarte de la verdad.” Jesús es la verdad, pero nosotros somos los baluartes que sostienen la verdad en alto para que el mundo la vea y para dar refugio a los que buscan la verdad. Un baluarte, según el diccionario, es una estructura sólida como pared edificada para la defensa. Y en la 1 Carta de Timoteo 3: 14-16, se nos recuerda la importancia de nuestra conducta: ¿Qué conducta está acorde con esta responsabilidad?

Sentimos que nos desplomamos con esta tarea – nuestras emociones fácilmente nos llevan por otros caminos- por ejemplo, comportamientos, palabras y elecciones que Jesús no nos mostró. Nuestro temor de ser vulnerables a los ataques o nuestro enojo ante las injusticias y la maldad, nos puede estar arrastrando hacia abajo. Ser Cristiano no es para personas endebles. Se requiere de una fuerza como la de Sansón para permanecer firmes como baluartes de la verdad. ¿Y de dónde sacó Sansón la fuerza? La sacó de Dios y al elegir el camino de la justicia.

La Santidad nunca es fácil ni conveniente. Es una elección o, mejor dicho, una serie de elecciones que debemos hacer todos los días.

Esta elección es la que nos hacer ser, o bien “como niños” quejándose con sus compañeros de juego, como lo describe Jesús en Lucas 7, 31-35, o cristianos maduros que aceptan la sabiduría de Dios. El camino hacia la santidad implica sufrimiento, porque seguimos a Jesús a la cruz. Por esta razón, instintivamente elegimos apartarnos de ella. Pero no importa hacia dónde vayamos, el sufrimiento nos azotará.

Ser un baluarte en medio del sufrimiento, es lo que nos convierte en portadores más fuertes de la verdad. Para ver esto de manera ilustrada, retrocedamos en el tiempo. Las lecturas del 10 de septiembre, el día anterior a aquel en que la maldad aterrorizó el mundo, fueron muy proféticas. Eran sobre el valor de ofrecer nuestros sufrimientos – lo que San Pablo describe en Colosenses 1, 24- 2, 3 como completando con nuestra carne, “lo que aún falta en los sufrimientos de Cristo” (esto es, los nuevos sufrimientos) «en favor del cuerpo de Cristo, que es la Iglesia.»

Pablo encontró alegría en el sufrimiento; para él es una forma muy significativa de honrar a Dios.

No importa cuál sea el origen de nuestros sufrimientos, siempre existen dos ofrendas que le podemos entregar a Dios. La primera es nuestra vida: Dejar que el Señor se encargue de nuestras crisis, enfermedades y otros procesos dolorosos.

La segunda ofrenda es nuestra muerte: muriendo a nosotros mismos, a nuestros deseos e ideas de cómo nosotros (o la nación) nos sobrepondremos al sufrimiento, de cómo nos protegeremos de nuevas adversidades y, tal vez aún, muriendo a esta existencia terrenal como lo hizo San Pablo, y haciéndolo como un sacrificio de amor por aquellos que necesitan el perdón de Dios o su intervención, podremos hacer mucho bien.

No seamos como niños quejosos que no pueden ver la sabiduría de Dios sino, en cambio, con su ayuda, seamos los baluartes que somos. Trabajemos y oremos por esta nación para buscar justicia, no venganza. Elijamos ser testigos de la verdad para preservar toda la vida humana. Pidamos que de una manera milagrosa se evite la destrucción de gente inocente, mientras le llevamos la justicia de Dios al mal del terrorismo. Y oremos para que nos mantengamos firmes y crezcamos en el entendimiento de las enseñanzas de la Iglesia acerca de la pena de muerte, para no pedirla para esos malhechores y, en lugar de eso, seguir el camino de la verdadera justicia.

Una “Guerra Justa” solo se encarga de las necesidades inmediatas de auto protección. Lee lo que el Catecismo nos dice acerca de eso. El principio de “Guerra Justa” empieza en el párrafo #2307.

© 2001 por Terry A. Modica


Por favor, comparte esto con otras personas usando los íconos para las redes sociales al pie de esta página. O solicita una copia aquí, para imprimir con permiso para su distribución, a menos que arriba esté indicado que está disponible en Catholic Digital Resources.
Printed from: https://gnm-es.org/lidiando-con-el-terror-y-el-mal/victoria-defender-la-verdad/
Print Friendly, PDF & Email



¿Te ha gustado? Fortalece más tu fe con las Reflexiones diarias de las Buenas Nuevas @ gnm-es.org/reciba-las-reflexiones-diarias
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Tu donación ayuda a otros a crecer en la fe
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2021
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org

Conéctate con nosotros

Facebook Twitter YouTube podcasts Instagram Whatsapp Telegram
0
We'd love your thoughts, please comment.x
()
x

Consagración a San José en 9 Días

El documento en PDF gratuito está listo para ser descargadoUn documento gratis en PDF está disponible para tu uso personal.

donateNo obstante, tu apoyo puede ayudarnos a continuar publicando recursos de fe como este.

Para compartir con otros, por favor ordénalo publicado desde Catholic Digital Resources. (¿No puedes pagarlo? ¡No hay problema! Solicita un bono gratis, que es nuestra donación de caridad a tu ministerio.)

Para obtener el documento con una Licencia para Uso Simple, por favor firma este contrato de acuerdo de copyright. Mira nuestra política de permisos de copyright.