Buscar
Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.
¿No puedes ir a Misa? Recibe a Jesús en Comunión Espiritual.
¿Quieres rezar el Rosario para la protección del COVID-19? Visita la Capilla Virtual para Oración y Meditación de Nuestra Señora de los Milagros.
LentÚnete a nosotros ayudando a que el sueño de un seminarista se haga realidad.
¡Conoce a Christian Melendez-Cruz! Lo estamos eligiendo para nuestra limosna de Cuaresma.

Comunión Espiritual cuando no puedes ir a Misa

Recibe a Jesús en Comunión Espiritual

Comunión espiritual: ora aquí cuando no puedes ir a Misa durante la plaga de COVID-19

Cómo usar esta página para recibir a Jesús en Comunión Espiritual

El video más arriba es en vivo. Estás viendo a Jesús mismo.

Durante la pandemia del coronavirus, al ser obligados a permanecer aislados y evitar el contacto personal con quienes están a nuestro alrededor, utiliza esta página para conectarte con otros en la comunidad de Good News Ministries.

He aquí cómo hacer una ‘Comunión Espiritual’ cuando no puedes participar del Santo Sacrificio de la Misa. Puede ser adaptado para uso personal y familiar.

  1. Reúnete con otros en tu hogar y comienza el momento de oración con la Señal de la Cruz.
  2. Abre gnm-es.org/reflexiones-de-las-buenas-nuevas/ y lee las escrituras para hoy, luego lee la reflexión. Si estás haciendo esto en un grupo pequeño, pasa 10 o 15 minutos discutiendo lo que significa para cada uno personalmente.
  3. Compartan intenciones de oración en voz baja o alta. Incluye una oración por los que están sufriendo por el coronavirus, por aquellos que los asisten y por los que están buscando la cura. También ora por las almas de los que han muerto por la enfermedad.
  4. Reza el Padrenuestro.
  5. Reza El Acto de Comunión Espiritual (debajo).
  6. Cierra con la Señal de la Cruz.

El Acto de Comunión Espiritual

Mi Jesús, creo que estás presente en el Santísimo Sacramento del Altar.
Te amo por sobre todas las cosas,
y deseo recibirte en mi alma.
Dado que no puedo en este momento recibirte sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Te abrazo como si estuvieras aquí y me uno totalmente a Ti.
Nunca permitas que me separe de Ti.
Amén.


Para pasar tiempo en Adoración al Santísimo Sacramento, continúa con las siguientes oraciones.

Oración de Adoración frente al Santísimo Sacramento
Por Santa María Faustina

Te adoro, Creador y Señor, oculto en el Santísimo Sacramento. Te adoro por todas las obras de tus manos, en las cuales se me revela tanta sabiduría, bondad y misericordia. Oh Señor, has esparcido tanta belleza sobre la tierra y ella me habla de tu belleza, aunque es sólo un pálido reflejo de Ti, Belleza incomprensible. Y aunque te has escondido y ocultado, y has ocultado tu belleza, mi ojo iluminado por la fe, llega hasta Ti y mi alma reconoce a su Creador, a su bien supremo y mi corazón se sumerge completamente en una plegaria de adoración.

Mi Creador y Señor, tu bondad me animó a conversar contigo. Tu misericordia hace que desaparezca el abismo que separa al Creador de la criatura. Hablar contigo, oh Señor, es el deleite de mi corazón. En Ti encuentro todo lo que mi corazón puede desear. Aquí tu luz ilumina mi mente permitiéndole conocerte cada vez más profundamente. Aquí los torrentes de las gracias fluyen sobre mi corazón, aquí mi alma obtiene la vida eterna. Oh mi Creador y Señor, además de ofrecerme estos dones, Tú mismo te entregas a mí y te unes íntimamente a tu criatura.

Oh Jesús! hasta el último instante de mi vida no cesaré de exaltar yo misma tu misericordia. Quiero que cada latido de mi corazón renueve a cada instante mi gratitud, que cada gota de mi sangre circule solamente por Ti. Anhelo que todo mi ser cante tu gloria. Y cuando llegue mi hora, quiero con el último latido, todavía una vez más en la tierra, elevar un himno de amor a tu Misericordia. Amén.

Las Alabanzas Divinas

Bendito sea Dios.
Bendito sea Su Santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea Su Santísimo Corazón.
Bendita sea Su Santísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo, el Paráclito.
Bendita sea la Madre de Dios, María santísima.
Bendita sea su santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su casto esposo.
Bendito sea Dios en Sus ángeles y en Sus Santos.

Que el corazón de Jesús, en el Santísimo Sacramento, sea alabado, adorado y amado con amor agradecido, en todo momento, en todos los tabernáculos del mundo, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente. Te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación por los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales Él es ofendido. Por los infinitos méritos del Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María, te ruego por la conversión de los pobres pecadores.


Las siguientes oraciones pueden encontrarse en el Manual de Indulgencias para aquellos que hacen ‘un acto de comunión espiritual’. Son oraciones de agradecimiento en el Misal Romano. El Manual de Indulgencias indica que se concede una indulgencia parcial a los fieles que reciten una de estas oraciones.

Oración al Santísimo Redentor (Alma de Cristo)

Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.
Oh mi buen Jesús, óyeme.
Dentro de Tus Llagas escóndeme.
No permitas que me separe de Ti.
Del maligno Enemigo defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame,
y mándame ir a Ti,
para que con tus Santos te alabe,
por los siglos de los siglos.
Amén.

Oración a nuestro Señor Jesucristo Crucificado

Mira, oh bueno y amoroso Jesús, que me arrodillo ante ti y, con gran fervor de espíritu, te imploro que infundas en mi corazón ardientes sentimientos de fe, esperanza y caridad, con verdadero arrepentimiento por mis pecados y el más firme propósito de enmienda. Con profundo afecto y dolor contemplo, íntimamente en mi mente, tus cinco heridas, teniendo frente a mí lo que el profeta David puso en tu boca sobre Ti mismo, oh buen Jesús: ‘Han perforado mis manos y mis pies; se han contado todos mis huesos.’ (Salmo 21, 17-18)


El documento en PDF gratuito está listo para ser descargadoEl documento en PDF gratuito está listo para ser descargado. Te invitamos a que lo compartas lo más posible. No se necesita permiso siempre que lo dejes intacto, tal como está


donate Good News Ministries provee a los individuos mucho material edificador de la fe sin costo alguno. Tu apoyo ayudará a que este ministerio continúe.

M�s Recursos de Oraci�n
Oraciones para Padres
¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2020
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org