Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.
¿No puedes ir a Misa? Recibe a Jesús en Comunión Espiritual.
¿Quieres rezar el Rosario para la protección del COVID-19? Visita la Capilla Virtual para Oración y Meditación de Nuestra Señora de los Milagros.
LentÚnete a nosotros ayudando a que el sueño de un seminarista se haga realidad.
¡Conoce a Christian Melendez-Cruz! Lo estamos eligiendo para nuestra limosna de Cuaresma.

FAQs – Who wants to live to be 150? Not me!

¿Quién quiere vivir hasta los 150?
¡No yo!

 

Soy tonto. Tú también lo eres. Todos somos — en comparación con lo que veremos y entenderemos cuando estemos en el cielo.

Vivir hasta los 150 - Tony Oquias

He estado pensando en cuán extremadamente limitada es nuestra comprensión del cielo, de Dios y de todo aquí en la tierra. Tal vez mis pensamientos están en esto porque Ralph y yo hemos abierto nuestra casa a mis padres para sus últimos años. El martes llevé a mi padre a un neurólogo, que es uno de varios especialistas diferentes que él ve. Tiene tantos médicos, que tiene al menos una cita para exámenes o consultas cada semana. Y a menudo les dice, con una sonrisa y un guiño en el ojo, «¿Puedes ayudarme a vivir hasta los 150 años? ¡Aún quiero hacer muchas cosas!»

Cada vez que escucho eso, pienso: «¡No yo! ¡Quiero llegar al cielo mucho antes que eso!» Y amo lo que estoy haciendo por el Señor tanto, que no quiero dejar de trabajar cuando muera. ¡Aún quiero hacer muchas cosas, pero no podré hacerlo hasta que esté en el cielo!

Crecí protestante. Cuando era una joven adulta, me convertí en católica porque mi comprensión tonta de la Sagrada Comunión fue ungida, un día, por el Espíritu Santo que me abrió los ojos para ver— a través de la explicación de un amigo— que la Eucaristía es Jesús de manera real y milagrosa, no un pedazo de pan que simboliza a Jesús.

Otra revelación que me abrió la mente llegó cuando mi director espiritual me dio un libro sobre el Padre Pío, que despertó en mí el interés por la lectura sobre la vida y las creencias de los Santos. Las dos veces, comencé a ver las cosas de manera diferente a como lo había revelado mi fe infantil, especialmente con respecto a las actividades sobrenaturales de Dios en la tierra y los estilos de vida totalmente sobrenaturales que todos tendremos en el cielo.

A veces, de vez en cuando, cuando realmente presto mucha atención a la presencia de Jesús en la Liturgia de la Eucaristía, mi mente parece repentinamente, aunque brevemente, expandirse para darse cuenta de que hay mucho más sobre la presencia de Dios de lo que puedo ver o pensar. Son momentos como estos que me hacen sentir lerda y tonta en la vida normal. Por lo tanto, estoy esperando el cielo, cuando mi limitado cerebro ya no tendrá el control de mi cuerpo y mis pensamientos. Incluso mientras estamos purgando los pecados terrenales (lo que llamamos «purgatorio»), nuestros cerebros físicamente pequeños ya no nos retendrán de la conciencia completamente expandida que nos espera en el cielo (por eso finalmente comprendemos la necesidad del purgatorio y con gusto hacemos la purificación y nos regocijamos de haber dejado nuestras vidas terrenales atrás).

Y entonces, mientras Dios me quiera aquí en la tierra para hacer lo que él quiere que haga por ti y por mi familia, estoy feliz de estar aquí, pero solo sé que algún día estaré mirando mi vida desde la puerta de la muerte, exclamando: «¡Qué tonto podría ser! Guau. Hay tantas cosas que no sabía, y tanto que no pude entender, y tanto pecado en el que caí porque no pensé en lo dañino que era.» Y si mi papá está alcanzando su objetivo de vivir hasta los 150, tendrá que encontrar un nuevo cuidador mientras se queda en su tonta ilusión de que podemos hacer más en la tierra de lo que podremos hacer en el cielo.

© 2013 por Terry A. Modica

Esto puede imprimirse para uso personal únicamente. Para distribuir múltiples copias, por favor, ordénalas publicadas profesionalmente desde Catholic Digital Resources en catholicdr.com/about-us/special-orders/. *** ¿No puedes pagar por ellas? ¡No hay problema! Solicita un bono gratuito que será nuestra donación de caridad para tu ministerio.
Print Friendly, PDF & Email



¿Te ha gustado? Fortalece más tu fe con las Reflexiones diarias de las Buenas Nuevas @ gnm-es.org/reciba-las-reflexiones-diarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2020
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org