Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.

Nuestro servidor estará fuera de servicio por mantenimiento la tarde del sábado 1 de agosto, 2021 (Hora de Nueva York).

St Joseph with child Jesus

Disfruta de nuestros recursos para el Año de San José [ve]

Activa tu sorprendente vida en el Espíritu Santo:
(1) Cómo Escuchar al Espíritu Santo
(2) Viviendo en el Poder del Espíritu Santo (3) Cómo Orar en el Poder del Espíritu Santo
** ¡Nuevo! ** El Espíritu Santo es el Remedio para una Iglesia Sufriente

Doctrina Católica – Misterios de la Otra Vida: ¿Dónde van los Espíritus?

Misterios de la Vida después de la Muerte:
¿Dónde Van los Espíritus?

Pregunta:

Soy un ávido lector de tus Reflexiones diarias de las Buenas Nuevas. Me han ayudado mucho; de hecho, el Señor me habla a través de ellas en mi diario caminar con él. Cada día el mensaje llega a casa.

Vida después de la muerte

He estado asistiendo a clases de Biblia con un sacerdote católico que ha estudiado las Escrituras por más de 30 años y tiene muchos títulos en estudios bíblicos. Recientemente, hablando sobre la Vida después de la muerte, nos dijo que el cielo, el infierno y el purgatorio no son un lugar, es un estado de vida. Él dijo que muchos piensan que irán al cielo cuando mueran, pero no es un lugar, o no hay fuego en el infierno, porque cuando morimos somos espíritu y un espíritu no ocupa tiempo ni espacio. El Reino de Dios está en nosotros y una vez que vivamos en comunión con el Dios Trino y Uno, haciendo s su voluntad y sus mandamientos, estamos en el cielo. No hay posibilidad de subir al cielo como pensamos, porque ya estamos en el cielo; a dónde van nuestros espíritus es un misterio. También he preguntado a otros sacerdotes, y me han dicho que todo es un estado de vida, no un lugar. A veces te veo mencionar en tus reflexiones sobre ir al cielo y también sobre los fuegos purificadores del infierno cuando morimos, y solo quería compartir esto contigo. Por favor comparte tus ideas conmigo; sería bueno escuchar tu perspectiva. Gracias. ~ Margaret en Facebook

Respuesta:

Lo que escuchaste es correcto, pero necesita aclaración. Primero, quiero señalar que cuando escribí sobre incendios purificadores, se trataba del purgatorio, no del infierno. El infierno es la separación eterna de Dios; no hay purificación posible para aquellos que no quieren ser purificados. La separación eterna de Dios es una muerte eterna, porque Dios es la fuente de la vida. Por lo tanto, podemos decir que el infierno es un estado de ausencia de vida, no un lugar. Pero las Escrituras también dicen que es un lugar de tortura, como un «horno ardiente, donde habrá llanto y rechinar de dientes», como Jesús lo describe en Mateo 13:50, que indica una conciencia continua que es, por así decirlo, estar vivo sin tener vida.

Debemos recordar que las palabras humanas no pueden describir adecuadamente lo que aún no hemos experimentado. Durante nuestra vida presente, somos muy limitados en nuestra comprensión de la vida después de la muerte y nuestra conciencia de la realidad está confinada en cuatro dimensiones de espacio y tiempo, aunque los científicos han descubierto que podría haber muchas más dimensiones. Por lo tanto, es seguro decir que la palabra «vida» no es lo mismo en la vida futura que lo que esa palabra significa en nuestras vidas actuales.

Lo mismo es cierto para la palabra «lugar». ¿La palabra «lugar» siempre tiene que indicar una ubicación? A menudo nos referimos al infierno como ubicado debajo de nuestros pies, debajo del suelo sobre el que caminamos, porque el centro de la tierra está tan caliente que el núcleo rocoso de la tierra está fundido y ardiente. Durante el tiempo en que Jesús caminó sobre la tierra, los judíos en Jerusalén se refirieron al infierno como «gehenna», que era el nombre de un valle cercano donde los niños eran quemados como un sacrificio a los dioses. Pero el infierno no está literalmente ubicado en ese lugar.

Quizás una forma de intentar dar palabras al infierno es esta: Ser conscientes de nuestra existencia y de la horrible maldad sin la alegría de estar completamente vivos como Dios nos creó para ser. El «dónde» del infierno no es lo que importa.

Del mismo modo, la ubicación del purgatorio y el cielo en realidad no importan. ¿Están «arriba» en el cielo? Jesús dijo repetidamente: «El reino de Dios está cerca«, es decir, aquí mismo, en este momento.

El Reino de Dios es el cielo, es decir, la plenitud de Dios y todo lo que le pertenece a Dios y a todos los que aman a Dios. Experimentamos algo de eso durante nuestra vida en la tierra. La muerte no es la puerta al purgatorio y/o al cielo; la muerte es la puerta a la vida después de la muerte, a la plenitud del cielo y, si en el momento de la muerte aún llevamos el equipaje terrenal (deseos pecaminosos, actitudes y apegos a todo lo que no es Dios), somos purificados misericordiosamente de ellos. El purgatorio es un proceso de purificación.

Si ayuda pensar en términos de un lugar llamado purgatorio y un lugar llamado cielo, entonces me gustaría decir que el purgatorio es un suburbio del cielo. Es parte de la Ciudad de Dios, pero en las afueras. Al purgarnos de todo lo que no es Dios, nos acercamos cada vez más al centro de la Ciudad de Dios donde Dios se sienta en su trono. Sin embargo, Dios está en todas partes en el cielo y en la tierra y en todo el universo en todas sus dimensiones, incluidos los universos y dimensiones que aún no podemos ver ni conocer; él no está literalmente sentado en un trono. Su «trono» es su poder, su realeza, su autoridad, su amor, etc.

Del mismo modo, es probablemente inadecuado decir que las almas literalmente «arden» en el infierno de la misma manera que vemos las cosas arder en la tierra. La palabra «purgatorio» proviene de la palabra latina que significa «fuego purificador», pero esto no significa que las almas en el purgatorio estén sufriendo de llamas. Piensa en cómo tu corazón se «quemó» por alguien cuando se preocupaba por él con pasión. ¡Eso es un poco de purgatorio! O cuando te sentiste tan mal por algo que hiciste, sufriste el dolor del arrepentimiento; eso es un poco de purgatorio también.

Bien, ¿aún te duele la cabeza al leer esto y tratar de comprender lo que nunca podremos entender realmente mientras estemos en la tierra? Aquí hay otra camilla mental: no son sólo los «lugares» de la vida después de la muerte los que son imposibles de comprender; «Tiempo» es parte del mismo misterio. Aquí en la tierra, medimos el tiempo linealmente: pasado, presente y futuro. Los antiguos hebreos hablaban solo del tiempo como pasado y futuro; el momento presente ya es el pasado. Y ahora el próximo momento presente está en el pasado. ¡Ahhh, aquí está el presente! No, ya pasó.

En ese momento «ahora» que no es ni pasado ni futuro, eso es «eternidad». Todavía no vivimos allí, pero está aquí todo el tiempo. Y, desde la perspectiva de Dios, todos los tiempos del pasado y del futuro son realmente el eterno ahora. Asi queeee…….. desde la perspectiva de Dios, la crucifixión de Cristo es «ahora», su resurrección es también «ahora», y también lo es su Segunda Venida. Y eso significa …. ¡tadaaa! … cuando morimos (es decir, cuando dejamos nuestra existencia terrenal) y entramos en la plenitud del Reino de Dios, experimentaremos el tiempo de manera diferente a como lo hacemos ahora. Viviremos en el eterno ahora.

Digamos, por el bien de esta discusión, que la Segunda Venida de Cristo va a suceder en el año 3700 d.C. En la tierra, eso es 1.689 años a partir de ahora. Pero en el cielo, la Segunda Venida no estará en nuestro futuro; será en nuestro «ahora» eterno, lo que significa que nos beneficiaremos «inmediatamente» (otra palabra que no significará lo mismo en el cielo), lo que significa que recibiremos nuestros cuerpos glorificados en lugar de flotar en la eternidad como un Espíritu fantasmal.

Un cuerpo «glorificado» es un cuerpo humano como el que Jesús exhibió después de su resurrección. Era sólido y no sólido al mismo tiempo. Caminó a través de las paredes para aparecer a sus discípulos y sin embargo María Magdalena pudo abrazarlo y las heridas pudieron ser tocadas por Tomás. Esto fue un presagio de los cuerpos perfectos que eventualmente todos tendremos.

¿Y a dónde iremos con estos cuerpos? ¿Dónde será nuestra vida después de la muerte? No me lo preguntes hoy. Pregúntamelo en el ahora de estar juntos en el cielo algún día.

¿Deseas más información?

Siguiente: Mira más PalabrasVivas sobre la Doctrina Católica y Enseñanzas sobre la Fe >>

© 2011 por Terry A. Modica


Por favor, comparte esto con otras personas usando los íconos para las redes sociales al pie de esta página. O solicita una copia aquí, para imprimir con permiso para su distribución, a menos que arriba esté indicado que está disponible en Catholic Digital Resources.
Printed from: https://gnm-es.org/reflexiones-de-las-buenas-nuevas/faqs/preguntas-frecuentes/preguntas-recuentes-donde-van-espiritus/
Print Friendly, PDF & Email



¿Te ha gustado? Fortalece más tu fe con las Reflexiones diarias de las Buenas Nuevas @ gnm-es.org/reciba-las-reflexiones-diarias
Comentarios:
Dice Stacie de Clemson, SC: «Terry, entonces, lo que estás diciendo es que, incluso las almas en el purgatorio reciben sus ‘cuerpos glorificados’ aunque están confinados a la periferia (las afuera) del Cielo. Esto tiene sentido; con sus ‘cuerpos glorificados’ son capaces de expiar los pecados no perdonados en los que incurrieron mientras vivían en una condición ‘limitada’ aquí en esta tierra. ¿Estoy en lo cierto?»
Terry respondió: «Stacie, sólo podemos adivinar. Me parece que sólo una persona plenamente purificada está lista para tener un cuerpo glorificado (es decir, plenamente santo) restaurado por Cristo. De lo que sí estoy segura es que las almas en el purgatorio no tienen cuerpo aún, Dios en su infinita misericordia les da una forma maravillosa — de una forma u otra — para expiar los pecados.

Mucho he pensado (nuevamente adivino) que una forma en que esa expiación tiene lugar es orando por aquellas personas cuyos pecados han herido. Por lo tanto, oro frecuentemente por las almas de las personas que conozco, que podrían estar en el purgatorio, pidiéndoles (mediante Jesús) por una necesidad específica o por una persona aquí en la tierra a quien han afectado negativamente antes de morir.»

Dijo Stacie: «Pero dijiste arriba, en tu artículo, que cuando morimos ‘nos beneficiaremos de ella [Segunda Venida] «inmediatamente» (otra palabra que no significará lo mismo en el cielo), lo cual significa que recibiremos nuestros cuerpos glorificados en lugar de flotar por la eternidad como un fantasma. Estoy confundida. ¿Y qué quiere decir San Pablo cuando dice que estamos ‘durmiendo en Cristo’?»
Terry respondió: «Es, en verdad, confuso. No podemos comprender lo que es el tiempo en la vida después de la muerte, donde el tiempo es llamado ‘eternidad’. Ahora mismo, estamos acostumbrados al tiempo lineal (el paso del tiempo). Tú pusiste tu pregunta a las 12:43 y yo la respondí aproximadamente una hora después. Pero los teólogos nos dicen que el tiempo no se mide de la misma forma en la vida después de la muerte.

Además, la palabra ‘durmiendo’ en el uso de San Pablo podría no ser lo que tú piensas. No está diciendo que después de la muerte estamos inconscientes, como lo estamos ahora cuando nos vamos a dormir en la noche.

La palabra ‘dormir’ en el Nuevo Testamento es generalmente usada como un eufemismo de ‘estado de muerte física.’ Esto se ve claramente en 1 Corintios 15, 18. 51, dos versículos en un pasaje que describe la importancia de la resurrección de Cristo ya que relaciona a ambos, los que están físicamente muertos y aquellos que permanecen físicamente vivos. La raíz griega de la palabra, en este caso, como en otros, es koimao, que se refiere a dormir físicamente pero también es usada para referirse a la muerte espiritual.

En 1 Tesalonicenses 4, 13.15 él se refiere a los cristianos que han pasado de esta vida. En 1 Tesalonicenses 5, 6-7.10 la raíz griega es «katheudo,» que, a veces, se refiere al estado de letargo, Pablo lo utiliza para hablar de aquellos que están «espiritualmente dormidos», es decir, no se preocupan por el pecado ni por la obligación espiritual.»

Dijo Jacinta: «¡Hola! Terry, has presentado maravillosamente la comprensión del Cielo y el Infierno. todos somos pecadores e imperfectos a nuestros propios ojos, de una manera u otra, pero a los ojos de Dios todos somos perfectos, aquellos de nosotros que aman a Dios y necesitan a Dios en nuestras vidas diarias. Por lo tanto, ya tenemos cuerpos gloriosos pero necesitamos orar por las almas de aquellos que no desean aceptar a Jesús como su Salvador, para que, cuando se encuentren con Jesús cara a cara, no estén purgando sus pecados sino que tendrán un cuerpo glorioso como nosotros.»
Terry respondió: «No seremos perfectos hasta que no hayamos terminado de ser purificados de todo lo que no es celestial y, para el 99,9% de nosotros, eso no sucederá hasta después de nuestra muerte. Aún así, cuando Dios nos mira hoy, nos mira a través de Jesús crucificado, que llevó todos nuestros pecados a la cruz. Nos ve como sus hijos, que pecan de una manera u otra cada día, y que están yendo hacia el cielo con cada esfuerzo que hacen para vencer sus tendencias pecadoras.

Un punto aclaratorio: nosotros no tenemos aún cuerpos gloriosos. No mientras vivamos en este mundo, donde todo es imperfecto y tiende a la decadencia. Un cuerpo glorioso es el que María, la Bienaventurada Madre de Jesús recibió (aunque en qué momento de su vida no sabemos), motivo por el cual fue «asunta» directamente al cielo al momento de su muerte (asunta=fue al cielo en espíritu y cuerpo). Elías, del Antiguo Testamento, también fue al cielo en cuerpo.

Un cuerpo glorioso no experimenta corrupción en absoluto: ni enfermedad, ni imperfecciones.»

Anónimo: «¿Cómo explicas los muchos santos que han tenido visiones del infierno y el purgatorio? Son muy gráficos y terroríficos. Si no son lugares, ¿qué ven estos santos y realmente los ven?
Terry respondió: «Esto no es algo que podamos explicar desde nuestra perspectiva terrenal. Necesitamos aceptar el hecho que rara vez (¡o incluso nunca!) nuestra comprensión es tan plena como la comprensión que Dios tiene sobre eso. No podemos asumir que alguna visión humana o las palabras puedan describir perfectamente ninguno de los lugares de la vida después de la muerte. Las visiones de los santos y místicos varían lo suficiente para asegurar que hay muchos grados de simbolismo en las visiones o, cierto grado de interpretación personal o variaciones en la comprensión de lo que han visto. Limitamos nuestra comprensión de lo que Dios está tratando de decir si pensamos que cada visión debe ser interpretada de forma estrictamente literal.

Como he tratado de explicar en mi artículo, la palabra ‘lugar’ puede significar más que una ubicación física. Estamos en la tierra y pensamos muy físicamente y en 3 dimensiones cuando utilizamos la palabra ‘lugar’. Decir «Ese lugar de allí, al otro lado de mi casa, es la sala», es ser muy específico sobre un determinado ‘espacio’ de la casa, que tiene sólo tres dimensiones: arriba-abajo, izquierda-derecha y frente y revés. Pero, cuando hablamos de un ‘lugar’ llamado purgatorio, ya no estamos hablando de un espacio de 3 dimensiones en el planeta, o debajo de él o por encima de las nubes.

Jesús ‘ascendió’ al cielo, lo cual para nuestro uso normal la palabra ‘ascender’ indica que el cielo está arriba de las nubes. Pero eso es limitar demasiado dónde está ubicado el cielo. El ‘dónde’ del cielo, el infierno o el purgatorio no es importante. Ni siquiera es posible dar una ubicación definida. El cielo está ‘arriba’ en sentido de que es muy superior a todo lo terrenal — ese es el punto de ‘dónde’ está el cielo, no si está ubicado por encima de las nubes.

Con respecto a la naturaleza terrorífica del purgatorio, debemos recordar que el purgatorio no es el infierno. El Beato Juan Pablo el Grande dijo que hay gozo en el purgatorio.

Más información sobre este tema, por favor, buscar en el Catecismo de la Iglesia Católica.»

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Tu donación ayuda a otros a crecer en la fe
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2021
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org

Conéctate con nosotros

Facebook Twitter YouTube podcasts Instagram Whatsapp Telegram
0
We'd love your thoughts, please comment.x
()
x

Consagración a San José en 9 Días

El documento en PDF gratuito está listo para ser descargadoUn documento gratis en PDF está disponible para tu uso personal.

donateNo obstante, tu apoyo puede ayudarnos a continuar publicando recursos de fe como este.

Para compartir con otros, por favor ordénalo publicado desde Catholic Digital Resources. (¿No puedes pagarlo? ¡No hay problema! Solicita un bono gratis, que es nuestra donación de caridad a tu ministerio.)

Para obtener el documento con una Licencia para Uso Simple, por favor firma este contrato de acuerdo de copyright. Mira nuestra política de permisos de copyright.