Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.
¿No puedes ir a Misa? Recibe a Jesús en Comunión Espiritual.
¿Quieres rezar el Rosario para la protección del COVID-19? Visita la Capilla Virtual para Oración y Meditación de Nuestra Señora de los Milagros.

Oraciones a Santos que detienen plagas

Oraciones a Santos que detienen plagas

San José

Oraciones a Santos que detienen plagas - San JoséEntre todos los Santos que detienen plagas, el primero y más importante a quien volverse es San José. Por ser aquel que tuvo la responsabilidad de ser padre del niño Jesús, él es nuestro padre también. Muchos santos han dicho que su intercesión es más poderosa que la de cualquier otro Santo porque Jesús aún respeta su autoridad como padre.

A lo largo de la historia de la Fe católica en Europa, cada vez que una plaga azotaba el continente, las víctimas se volvían a San José y experimentaban su intercesión milagrosa.

Su festividad es el 19 de marzo.

He aquí dos historias:

Theodore Augery tenía siete años cuando fue afectado por la plaga en 1638 en Lyon, Francia. Su padre hizo un voto a Dios, le dijo que si San José, por su intercesión, le conseguía la recuperación a su hijo y preservaba a su familia de la plaga, él ofrecería una Misa en su parroquia en honor a San José.

Los doctores abandonaron el caso de Theodore seguros de que iba a morir. Por eso el niño fue llevado a la «casa de pestes» para estar aislado de los demás y no infectarlos. Cuando llegó, estaba perfectamente saludable. Ningún miembro de su familia (nueve en total) se infectó.

En el pueblo cercano de St. Laurence Dauger, un «buen anciano» llamado Tevenet, que estaba infectado con la plaga, le preguntó a su sacerdote si había esperanzas para su recuperación. El sacerdote le dijo que no tenía ningún recurso pero que le pediría ayuda a San José. Tevenet hizo un voto de honrar la fiesta de San José todos los años y fue sanado inmediatamente.

Esta es una oración corta del Manual de San José (publicado en 1853). Puedes adaptarla libremente para tus necesidades y agrega peticiones para tu protección del coronavirus.

Oh Santo José, esposo virgen de la Virgen Madre de Dios, defensor glorioso de los que están en peligro, en su última agonía y protector fiel de todos los siervos de María, tu amadísima Esposa. Yo, _____, en la presencia de Jesús y María te elijo, desde este momento, como mi poderoso patrono y abogado, para obtener la gracia de una feliz muerte. Resuelvo firmemente y me propongo nunca abandonarte, ni decir o hacer algo contra tu honor. Recíbeme, por lo tanto, como tu siervo y recomiéndame a la constante protección de María, tu amadísima Esposa y a las eternas misericordias de Jesús, mi Salvador. Ayúdame en todas las acciones de mi vida. Te las ofrezco ahora para la mayor y eterna gloria de Jesús y María, así como a la tuya.


El siguiente en el mejor de los Santos que detienen plagas es … 

San Roque

Oraciones a Santos que detienen Plagas - San RoqueLa plaga desaparecía dondequiera que fuera San Roque. Durante una plaga en Italia, en el siglo 14, San Roque llegó a uno de los pueblos más afectados. Según la Enciclopedia Católica, «se dedicó a los afectados por la plaga, curándolos con la Señal de la Cruz. A continuación visitó Cesena y otras ciudades vecinas y luego Roma. En todos lados donde iba, el azote terrible desaparecía ante su poder milagroso.»

Luego contrajo la plaga, pero luego de retirarse al bosque, él también fue curado de la enfermedad.

Luego de su muerte, la intercesión de San Roque fue invocada cuando una plaga golpeó a Alemania en el siglo 15. En 1414, la plaga estalló durante el Concilio de Constanza, entonces los Padres del Concilio ordenaron oraciones y procesiones públicas en honor a San Roque. Inmediatamente cesó la plaga.

Su festividad es el 16 de agosto.

Bendito San Roque, patrono de los enfermos, ten piedad de aquellos que yacen en cama por el sufrimiento. Tu poder fue tan grande cuando estuviste en este mundo, que por la Señal de la Cruz muchos fueron sanados de sus enfermedades. Ahora que estás en el cielo, tu poder no es menor. Ofrece a Dios nuestros suspiros y lágrimas y obtén para nosotros la salud física y espiritual que buscamos:

(Comparte tus peticiones …)

Esto te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

San Roque, ruega por nosotros, para que seamos aliviados de nuestras enfermedades del cuerpo y el alma. (Repetir 3 veces)

Señor Jesús, que se haga tu voluntad.

Padrenuestro … Ave María … Gloria …


Otro de los mejores Santos que detienen plagas es …

San Gregorio Magno

Oraciones a Santos que detienen plagas - San Gregorio MagnoHacia el final del siglo 6to., una severa plaga azotó la ciudad de Roma. Una de sus víctimas fue el Papa Pelagio II. Cuando el Papa Gregorio I fue elegido para reemplazarlo, inmediatamente invocó la misericordia de Dios. Oró incesantemente por su pueblo.

San Gregorio organizó una procesión masiva alrededor de toda la ciudad, invitando a todos a orar a Dios para que se detuviera la plaga. Los que marchaban recitaban las letanías.

Cuando llegaron al Mausoleo del Emperador Adriano, San Gregorio tuvo una visión de San Miguel Arcángel parado en la cima del castillo de Crescencio, limpiando una espada ensangrentada y envainándola. El Papa comprendió que eso había hecho que finalizara la plaga, como en realidad sucedió. Luego de eso, el castillo fue llamado el Castillo del Ángel Santo. La gente aún lo visita hoy.

Oraciones a Santos que detienen plagas - San Miguel ArcángelMás tarde se montó una estatua de San Miguel Arcángel envainando su espada sobre Castel Sant’Angelo como un recordatorio constante de la misericordia de Dios y de cómo respondió a las oraciones y súplicas de la gente.

Su festividad es el 3 de septiembre (antiguamente 12 de marzo, fecha que aún se mantiene en el este).

Novena a San Gregorio Magno:

1. Mi Dios Jesucristo, te adoro clavado en la Santa Cruz, tu Cabeza con una Corona de Espinas. Te ruego que Tu Santísima Cruz me libere del ángel del mal. Amén Jesús. 
Un Padrenuestro, una Ave María y un Gloria.

2. Oh Mi Dios Jesucristo, te adoro en la Cruz herido y sufriente, bebiendo hiel y vinagre. Te ruego que la lanza de Tu Santísimo Costado sea un remedio para mi alma.
Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

3. Oh Mi Dios Jesucristo, por esa amargura, por mí, miserable pecador, sufriste en la Cruz, más aún en esa hora cuando Tu Santísima Alma abandonaba tu santo cuerpo; te ruego, Señor, que tengas misericordia de mi alma cuando yo abandone esta vida mortal; te pido que la perdones y la guíes a la Vida Eterna. Amén Jesús.
Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

4. Oh Mi Dios Jesucristo, te adoro en la Santa Sepultura, ungido con mirra y ungüentos fragantes. Te suplico, Señor, que tu muerte sea un remedio para mi alma.
Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

5. Oh Mi Dios Jesucristo, te adoro y, considerando ese momento en que descendiste al infierno y liberaste en el cielo a los que estaban cautivos, te ruego, Señor, que tengas misericordia de mí. Amén Jesús.
Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

6. Oh Mi Dios Jesucristo, que estás sentado a la derecha del Padre Eterno, te adoro por tu Santa Resurrección de entre los muertos y por tu Ascensión al Cielo. Te ruego, Señor, que yo pueda seguirte y que mi alma esté presente frente a la Santísima Trinidad. Amén Jesús.
Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

7. Oh Mi Dios Jesucristo, buen Pastor, conserva y guarda al justo, justifica y perdona a los pecadores, ten misericordia de todos los fieles y recuérdame a mí, triste y miserable pecador. Amén Jesús.
Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

8. Oh Mi Dios Jesucristo, te adoro y contemplando que en el Día del Juicio vendrás a juzgar a los viviente y a los muertos, y a los buenos les darás la gloria y a los malos la condenación eterna, te ruego, Señor, por tu Santa Pasión, que nos liberes de los sufrimientos del Infierno, que nos perdones y nos lleves a la Vida Eterna. Amén Jesús.
Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

9. Oh Amadísimo Padre, se ofrezco la inocente muerte de Tu Hijo y la firmeza de Su Corazón por toda la culpa y dolor que yo, miserable pecador, y todos los pecadores merecemos: por esos grandes y graves pecados míos y de todos mis hermanos y amigos, vivos y muertos. Te ruego, Señor, que tengas misericordia de nosotros. Amén Jesús.
Un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

OFRECIMIENTO (adáptalo según lo necesario para la protección del coronavirus)
Ofrezco estas oraciones por los méritos de la Pasión y Muerte de nuestro Redentor Jesucristo, a quien le pido y ruego que las reciba para reducción y satisfacción de mis faltas y pecados, confirmándome lo que San Gregorio y otros pontífices han asegurado a aquellos que rezan frente a su imagen o que la tienen con ellos; y es mi voluntad que Dios nuestro Señor aplique lo que parece suficiente para liberar del Purgatorio a un alma que está allí, algo que era más que mi obligación con Su gloria y con la Santísima Virgen María, a quien le pido y le suplico que sea mi defensora de su Divina Majestad. Amén Jesús.


Mira también:

El documento en PDF gratuito está listo para ser descargadoEl documento en PDF gratuito está listo para ser descargado. Te invitamos a que lo compartas lo más posible. No se necesita permiso siempre que lo dejes intacto, tal como está


donate Good News Ministries provee a los individuos mucho material edificador de la fe sin costo alguno. Tu apoyo ayudará a que este ministerio continúe.

M�s Recursos de Oraci�n
Oraciones para Padres
¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2020
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org

Connect with us