Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.

Se necesita tu apoyo. Por favor, ayúdanos a continuar sirviendo. Haz una diferencia ahora >>

Prayers – Sorrowful Mysteries for Vocations – One

Misterios Dolorosos : Regresar al comienzo

Primer Misterio Doloroso

LA AGONÍA EN EL HUERTO

Para consolar a Jesús en su agonía en el Huerto de Getsemaní, oremos la oración IESU DULCISSIME:

La Agonía en el HuertoDulcísimo Jesús, cuya desbordante caridad por el hombre es correspondida con tanto olvido, negligencia y desprecio, contémplanos postrados ante ti, ansiosos de reparar con un acto de respeto, la cruel indiferencia y la injurias que recibe tu amoroso Corazón.

Conscientes, por desgracia, de que nosotros mismos hemos tenido participación en tan grandes indignidades, que ahora deploramos desde lo más profundo de nuestros corazones, humildemente pedimos perdón y declaramos nuestra disposición a expiar voluntariamente, no sólo por nuestras ofensas personales, sino también por los pecados de aquellos que, alejándose del camino de la salvación, se niegan en su obstinada infidelidad a seguirte a Ti, su Pastor y Líder, o, renunciando a las promesas de su bautismo, han desechado el dulce yugo de tu ley.

Ahora estamos dispuestos a expiar cada uno de los ultrajes deplorables cometidos contra ti; estamos decididos a reparar las múltiples ofensas contra la modestia cristiana en el vestido y la conducta indecentes, por las sucias seducciones hechas para atrapar a los inocentes, por las frecuentes violaciones de los domingos y las fiestas y por las blasfemias pronunciadas contra ti y tus Santos. Queremos, también, reparar los insultos a que está sometido tu Vicario en la tierra y tus sacerdotes, por la profanación, por neglicencia consciente o actos de sacrilegio terribles, de cada Sacramento de tu divino amor y, finalmente, por los crímenes públicos de las naciones que se resisten  a los derechos y a la autoridad docente de la Iglesia que tú has fundado.

Si pudiéramos lavaríamos nuestras abominaciones con nuestra sangre. Ahora ofrecemos, en reparación por estas violaciones de tu honor divino, la satisfacción que hiciste una vez a tu Padre Eterno en la cruz y que continúas renovando diariamente en nuestros altares; la ofrecemos en unión con los actos de expiación de vuestra Virgen Madre, de todos los santos y de los piadosos fieles de la tierra; y sinceramente prometemos compensar, en la medida de nuestras posibilidades, con la ayuda de tu gracia, por toda negligencia hacia tu gran amor y por los pecados que, nosotros y los demás, hemos cometido en el pasado. Por lo tanto, viviremos una vida de fe inquebrantable, de pureza de conducta, de perfecta observancia de los preceptos del Evangelio y especialmente de la caridad. Prometemos, lo mejor posible, evitar que otros te ofendan y atraer a la mayor cantidad de personas posible para que te sigan.

Oh, amado Jesús, mediante la intercesión de la Bendita Virgen Madre, nuestro modelo de reparación, dígnate a recibir el ofrecimiento voluntario que hacemos de este acto de expiación y, mediante el don supremo de la perseverancia, mantennos fieles hasta la muerte en nuestro deber y lealtad hacia ti, para que todos un día lleguemos a ese hogar feliz donde con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas, Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Padre nuestro, que estás en el Cielo, Santificado sea Tu Nombre. Venga a nosotros Tu Reino, hágase Tu voluntad en la tierra como en el Cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

El Señor Jesús vino a nosotros en nuestro bautismo. Cuando fuiste bautizado, el Espíritu Santo descendió sobre ti y el Padre dijo: «¡Este es mi hijo amado, en quien me complazco!» Así, te convertiste en la luz de Cristo para brillar en el mundo. ¡Tú has sido revestido de la misión de esta luz!

Jesús está contigo en cada paso de tu camino mientras haces Sus obras y difundes Su luz. Escucha Su voz mientras procedes con las oraciones del Ave María:

Dios te Salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te Salve María, llena eres de gracia…

Dios te Salve María, llena eres de gracia…

Dios te Salve María, llena eres de gracia…

Dios te Salve María, llena eres de gracia…

Dios te Salve María, llena eres de gracia…

Dios te Salve María, llena eres de gracia…

Dios te Salve María, llena eres de gracia…

Dios te Salve María, llena eres de gracia…

Dios te Salve María, llena eres de gracia…

 

Glory Be ...

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. ¡Amén!

Por aquellos que han pecado dentro o contra las vocaciones …

Oh mi Jesús, perdona nuestros pecados,
líbranos del fuego del infierno;
lleva a todas las almas al Cielo,
especialmente a aquellas más necesitadas de Tu Misericordia.


Segundo Misterio Doloroso >


 

M�s Recursos de Oraci�n
Oraciones para Padres
¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Tu donación ayuda a otros a crecer en la fe
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2021
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org

Conéctate con nosotros

Facebook Twitter YouTube podcasts Instagram Whatsapp Telegram
0
We'd love your thoughts, please comment.x
()
x

Consagración a San José en 9 Días

El documento en PDF gratuito está listo para ser descargadoUn documento gratis en PDF está disponible para tu uso personal.

donateNo obstante, tu apoyo puede ayudarnos a continuar publicando recursos de fe como este.

Para compartir con otros, por favor ordénalo publicado desde Catholic Digital Resources. (¿No puedes pagarlo? ¡No hay problema! Solicita un bono gratis, que es nuestra donación de caridad a tu ministerio.)

Para obtener el documento con una Licencia para Uso Simple, por favor firma este contrato de acuerdo de copyright. Mira nuestra política de permisos de copyright.