Mantén a Cristo en el centro, a la Palabra de Verdad en tu corazón y a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia como guardianas de tu alma.

Leyendo los Signos de los Tiempos

Leyendo los Signos de los Tiempos

¿Te sientes desanimado por lo que han logrado los malvados? Entonces, no sigas mirándolos. Aprende cómo interpretar correctamente los signos de los tiempos y verás la victoria de Cristo. No mires las batallas que ha estado ganando el enemigo. La guerra aún no ha terminado. Jesucristo siempre es el vencedor. Él está quebrándole el cuello al Demonio y la Santa Madre está aplastándole la cabeza. Podemos ver esto si sabemos cómo identificar el plan de Dios en marcha.

Signos de los tiempos - armadura de DiosLa forma en que luce ahora la política en los EU, las dos partes, los dos lados de la batalla, son tan diametralmente opuestos que los EU están partidos a la mitad. Pero una nación dividida no puede perseverar. Al momento de escribir esto  (noviembre 9, 2020) los EU están al borde del desastre. Estamos en la batalla entre el bien y el mal, entre la moral cristiana y el avance extremo del relativismo moral. De un lado están haciendo todo lo posible por aferrarse e incrementar los «derechos» al aborto, mientras que del otro lado están presionando para proteger al niño no nacido. (Esto es sólo uno de los temas, aunque muy importante, que está dividiendo al país.)

Los EU están en batalla entre la democracia y el socialismo en su camino hacia la toma del poder comunista. Para quien tenga ojos hay gran cantidad de evidencias bien documentadas al respecto. Los que estamos viendo hoy son los resultados de lo que algunos comunistas han estado haciendo deliberadamente desde 1920. ¿Has leído sobre el complot comunista para desmoralizar a los EU y pervertir a la Iglesia Católica desde los años 20? Puedes leer la historia (en inglés) en lifesitenews.com.

Muchos de los que sabemos sobre el plan que se ha estado desplegando nos preguntamos ahora: ¿Dios está haciendo algo al respecto? Por supuesto que sí, pero para poder ver lo que está haciendo debemos ser capaces de leer los signos de los tiempos.

Todos estamos viviendo en el campo de batalla de una guerra espiritual. El Demonio está usando las oportunidades de hoy para erradicar al cristianismo en su esperanza inocente de destruirlo. Los profetas cristianos de los tiempos modernos han estado advirtiendo sobre lo que vendrá si no nos arrepentimos, oramos, nos ponemos la armadra de Dios y peleamos en su Ejército Divino. Los Santos, los místicos y la Santa Madre nos han estado advirtiendo durante muchas décadas.

Cómo leer los signos de los tiempos

Naturalmente, todos tratamos de interpretar todo lo que nos está preocupando sobre nuestro mundo, nuestra Iglesia, nuestras familias y todo lo que sea confuso. La cosa es: ¿cómo sabemos si estamos interpretando los signos correctamente? Esa es una buena pregunta. Muchos hemos sido infectados por el relativismo moral que ha estado infectando, de manera creciente, nuestros estándares sociales y esto contamina nuestras interpretaciones.

Para reconocer los signos de los tiempos e interpretarlos de acuerdo a la mente de Cristo, necesitamos tener al Espíritu Santo activo plenamente en nosotros. Eso significa que tenemos que tener una relación personal con el Espíritu Santo, lo cual incluye estar activos en, al menos, algunos de los carismas sobrenaturales ejemplificados en el Libro de los Hechos de los Apóstoles.

Desafortunadamente a muchas personas (especialmente en países con muchos avances tecnológicos) que desean ser buenas e incluso que desearía ser santas, no se les ha enseñado cómo tener una relación personal con el Espíritu Santo, Nunca les han eseñado cuán normales deberían ser los carismas sobrenaturales en la vida cristiana. Ellos leen la Biblia pero no comprenden que Jesús hablaba en serio y de forma literal en su mensaje en Juan 14, 12 («Quien crea en Mí hará las mismas obras que yo hago e incluso mayores que éstas …»).

Entonces tenemos cantidades de buenas personas que fácilmente son mal encaminadas por el relativismo moral y la propaganda de la «izquierda», los liberales que se han convertido en ultraliberales. Sin el Espíritu Santo guiándonos sobrenaturalmente para comprender los signos de los tiempos, podríamos ser fácilmente engañados para pensar que el Demonio no está activamente involucrado en la política, por ejemplo, y que, por lo tanto, los cristianos (como yo) no deberían mezclar la política con la religión, es decir, con las obras de nuestros ministerios cristianos.

¡Pero la fe cristiana se supone que debe impregnar todas las áreas de la vida! No podemos y no debemos hacer silencio sobre la política cuando es uno de los campos de batalla donde el Demonio quiere obtener una victoria que cambie al mundo.

Signos de los tiempos

El proceso de un buen discernimiento

Hay un proceso de discernimiento que necesitamos hacer para leer los signos de los tiempos. Discernimiento es uno de los carismas del Espíritu Santo.

La persona sin el Espíritu no acepta las cosas que vienen del Espíritu de Dios porque las considera tonterías y no puede comprenderlas porque son discernidas únicamente a través del Espíritu. La persona con el Espíritu juzga todas las cosas pero una persona así no está sujeto a juicios únicamente humanos porque: «¿Quién ha conocido la mente del Señor como para instruirme?» Pero nosotros tenemos la mente de Cristo (1 Corintios 2, 14-16).

Jesús dijo que debemos discernir lo que es del mal y lo que es santo. No podemos ver lo que nos gusta o disgusta sobre la personalidad de un candidato político (por ejemplo) o las palabras de un sacerdote, un obispo o el papa. Debemos preguntar: «¿Cuáles son los frutos de las actividades de esta persona?»

Cuidado con los falsos profetas. Llegan vestidos de oveja pero en su interior son lobos feroces. Por sus frutos los reconocerán. ¿Se recogen uvas de arbustos espinosos, o higos de cardos? De la misma manera, los árboles buenos dan frutos buenos, pero los árboles malos dan frutos malos. Un buen árbol no puede dar malos frutos y un mal árbol no puede dar buenos frutos. Cada árbol que no da buenos frutos es cortado y arrojado al fuego. Así, por sus frutos los reconocerán. (Mateo 7, 15-20)

Muchos de nosotros, sin embargo, no queremos hacer un buen discernimiento. Preferimos aferrarnos a nuestra propia comprensión limitada. Usamos anteojeras para poder ver sólo lo que quermos ver. Por ejemplo, a pesar de las claras enseñanzas de la Iglesia Católica, tenemos a muchos católicos (incluidos sacerdotes y obispos) que votaron al candidado presidencial que es «católico» de nombre pero no en valores morales. Cuando se les señala que debería ser excomulgado por sus creencias gravemente pecaminosas sobre el aborto, no pueden ver por qué eso es importante. Se rehúsan a comprender que el Demonio está involucrado en eso.

Tenemos tanto que decir sobre eso, pero es duro tratar de aclarárselos proque ya no quieren comprender. En realidad, aunque ya deberían ser maestros, necesitan alguien que les enseñe los rudimentos de las verdades de la palabra de Dios nuevamente. ¡Necesitan leche, no alimento sólido! Quien vive de leche, siendo aún un niño, no está familiarizado con la enseñanza acerca de la justicia. Pero el alimento sólido es para la persona madura que se ha entrenado para distinguir el bien del mal. (Hebreos 5, 11-14)

El mal se esconde detrás de la retórica, el idealismo y el temor (como el miedo al calentamiento global completamente desastroso y el miedo al coronavirus sin discernir cómo se ha exagerado). Por eso es que, justo ahora, el don de discernimiento es extremadamente importante.

«Cuando yo actúe» dice el Señor Todopoderoso, «serán mi atesorada posesión. Los salvaré, tal como un padre tiene compasión y salva a su hijo que le sirve. Nuevamente verán la diferencia entre el justo y el malvado, entre aquellos que sirven a Dios y aquellos que no.» (Malaquías 3, 17-18)

Debido al crecimiento extremo del relativismo moral, se ha tornado más fácil reconocer la diferencia entre la moral cristiana y la mundanidad. Ahora es posible, para un cristiano lleno del espíritu, distinguir a aquellos que están llenos del Espíritu Santo y aquellos que apenas conocen las influencias del Espíritu Santo. Y así podemos elegir con más cuidado con quién nos juntamos: ¿Cuáles aumentarán nuestra fe? ¿Cuáles son buenos aliados para crecer en santidad?

study the bible for wisdom

Los pasos para leer los signos de los tiempos correctamente

El proceso de discernimiento requiere, antes que nada, tener humildad para admitir que podríamos estar equivocados en nuestra comprensión de la situación que estamos observando. Requiere que nos pongamos en estado de gracia yendo al Sacramento de la Confesión regularmente, especialmente cuando el discernimiento es muy importante.

Luego, necesitamos desear con todo nuestro corazón, mente y alma ser santos. No estamos muy dispuestos a la idea de hacer compromisos con el mundo. Desamos comprender lo que las Escrituras nos enseñan y lo que las enseñanzas tradicionales de la Iglesia Católica nos dicen. Queremos arrodillarnos frente a Jesús en la Santa Eucaristía y comprometemos toda nuestra vida y actividades a la Voluntad Divina.

A continuación oramos con apertura a ser corregidos por el Espíritu Santo y a ser inspirados por él.

Finalmente, necesitamos confirmar lo que pensamos que el Espíritu Santo nos está diciendo buscando a otras personas que están fuertes en su relación con el Espíritu y que tienen el deseo de ser santos. También necesitamos mirar lo que los profetas del Señor están diciendo. Estamos viviendo tiempos en que Dios está proveyendo una abundancia de profetas llenos del Espíritu, y están dando el mismo mensaje al mismo tiempo. Es fácil encontrarlos en YouTube.

Signos de los tiempos

Esta es mi profecía

Habiendo dicho todo eso, ahora me gustaría compartir contigo lo que creo que el Espíritu Santo me ha estado diciendo. Mi proceso de discernimiento sobre el tema ha sido durante varios días porque quiero estar segura y que no sea sólo mi imaginación. Debo admitir que aún podría no estar 100% segura de eso, pero creo que el Señor quiere que comparta contigo un cuadro más grande de lo que estamos viendo en nuestras pantallas de televisión u otras fuentes de noticias.

El cuadro mayor luce así: Jesucristo nos está guiando a través de un campo de batalla hacia la victoria.

Creo que todos preferiríamos que Jesús se apurara y llegara en su Segunda Venida arrasando con el mal de la faz de la tierra, pero no está haciéndolo (aún) entonces, ¿qué está tratando de enseñarnos el Espíritu Santo?

Hemos sido influenciados por nuestras culturas para vernos como independientes. Como cristianos dependemos de Dios para la respuesta a nuestras oraciones. Pero estamos olvidando que Dios nos diseñó para ser parte de su familia. Estamos todos juntos en ello. No sólo dependemos de Dios sino de Dios obrando a través de otros. Dios es una comunidad de Tres Personas, la Santa Trinidad. Por eso, por supuesto que nos diseñó para trabajar mejor y más efectivamente dentro de una comunidad.

Él quiere que estemos involucrados en la batalla tanto como él. Por eso ha programado la victoria según el aumento de nuestras oraciones y nuestra unidad orando juntos.

¿Has visto cómo Dios nos ha juntado durante los meses pasados? A cause de que hemos sido tan individualistas, él nos permite experimentar el extremo del individualismo, es decir, aislamiento debido a la cuarentena por la pandemia. Han hecho que hasta tengamos miedo de darle un abrazo a alguien. El temor no es de Dios, pero él ha elegido permitir al demonio que nos mantenga separados, incluso de nuestros seres queridos y de nuestras iglesias, para aumentar nuestro anhelo de estar más activos en la comunidad cristiana.

¡Qué emocionante que ahora estamos orando juntos más que nunca! Los protestantes y los católicos están orando por igual para que el mal sea expulsado de las elecciones presidenciales de los EU y sus consecuencias. Aquellos que tenemos ojos para ver hemos reconocido la necesidad, la extrema necesidad, de proteger a los EU a través de la oración.

Una nación dividida no puede permanecer. Mucho, mucho más están en juego ahora que en otras elecciones presidenciales. Esta no es una batalla entre dos hombres que quieren ser presidentes. Tampoco es una batalla entre dos partidos políticos. Los EU están al borde de colapsar bajo el peso de las falsas promesas del socialismo/comunismo y de la violencia caótica de aquellos que están jugando en las manos del Demonio.

Dios está llamándonos a unirnos a él en la batalla. Cristo está guiando el camino, pero ¿cuántos de nosotros nos hemos tornado activos? Ahora hay más personas involucradas que lo que solía haber, ¡alabado sea el Señor! Pero sospecho que el campo de batalla se va a poner más desagradable y aterrador hasta que Dios termine de levantar a su ejército.

Él podría deshacerse de todo el mal con un chasquido de sus dedos, pero elige colaborar con nosotros. Algún día, cuando todas las batallas queden atrás, emergeremos como una Iglesia que es muy diferente de la que éramos hace un año. Estaremos mucho más interesado en reunirnos con amigos creyentes, como comunidad, para orar. Estaremos mucho más interesados en la formación de la fe, mucho más interesados en lo que están enseñando a nuestros hijos.

Creo que esto sucederá porque hemos aprendido, de la forma más dura, cuán importante es trabajar juntos para reconocer y luego vencer al mal.

Después de que se haya ganado la batalla de los votos de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, la batalla se trasladará al funcionamiento interno de la Iglesia misma. Todo por lo que hemos pasado por causa del coronavirus y por las desagradables políticas de la carrera presidencial, se volverán una bendición porque es una preparación para lo que vendrá a continuación. Todo está relacionado.

Dios está armando un plan enorme y, si miramos la batalla especial que está justo frente a nuestros ojos, nos perderemos el cuadro general. Nos sentiremos desanimados fácilmente y perderemos la fe. Nuestra fe, nuestra esperanza y nuestro gozo surgen de reconocer e interpretar correctamente los signos de los tiempos, que son todos piezas de un rompecabezas que lucirá sorprendente cuando acabe.

Siguiente: Lee más PalabrasVivas sobre Victoria en la Batalla Espiritual >>

Podrías estar interesado también en PalabrasVivas sobre la Crisis en la Iglesia >>

P.S. Siempre hay personas a las que no les gusta lo que digo cuando, valientemente, comparto lo que no desean escuchar. Mi tendencia natural es a retraerme y quedarme callada, pero eso sería un pecado. ¡Sí, un pecado! Estoy llamada a ser profeta, igual que túsi lo que escribo resuena con el Espíritu Santo dentro de ti. Le he dado a Dios mi «sí» para continuar agregando más PalabrasVivas sobre el tema de la victoria sobre el mal. ¿Qué «sí» le estás dando tú a Dios?

© 2020 por Terry A. Modica


Por favor, comparte esto con otras personas usando los íconos para las redes sociales al pie de esta página. O solicita una copia aquí, para imprimir con permiso para su distribución, a menos que arriba esté indicado que está disponible en Catholic Digital Resources.
Printed from: https://gnm-es.org/victoria-guerra-espiritual-signos-de-los-tiempos
Print Friendly, PDF & Email


¿Quieres crecer en
la fe diariamente?


Recibe las
Reflexiones de las
Buenas Nuevas

como ésta
¡todos los días por
correo electrónico
!

¡Seré un CAMPEÓN
de las Buenas Nuevas!
Tu donación ayuda a otros a crecer en la fe
Envia donaciones a:
Good News Ministries
11705 Boyette Road, Suite 277
Riverview, Florida 33569 USA
Contenido del sitio web © 1996 - 2020
La mayoría de las fotos © Terry Modica. Todos los derechos reservados.
Vea nuestra página de copyright para los permisos.

Good News Ministries de la Fe Católica gnm-es.org

Conéctate con nosotros

Facebook Twitter YouTube podcasts Instagram Whatsapp Telegram